88 Minutos (88 Minutes, 2007)

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

ochenta y ocho minutosDirección: Jon Avnet.
Reparto: Al Pacino (Jack Gramm), Alicia Witt (Kim Cummings), Amy Brenneman (Shelly Barnes), Leelee Sobieski (Lauren Douglas), William Forsythe (agente Frank Parks), Deborah Kara Unger (Carol Lynn Johnson), Benjamin McKenzie (Mike Stempt), Neal McDonough (Jon Forster).
Guión: Gary Scott Thompson.
Producción: Gary Scott Thompson, Randall Emmett y Jon Avnet.
Música: Edward Shearmur.
Fotografía: Denis Lenoir.
Montaje: Peter Berger.
Diseño de producción: Tracey Gallacher.
Vestuario: Mary McLeod y Debra McGuire.
USA, Alemania, 2007

Si los actores cobran las millonadas que cobran es porque hay nombres que con el simple hecho de aparecer en un cartel, ya llaman a espectadores a ver la película. No cabe ninguna duda de que Al Pacino es uno de ellos. A pesar de que llevamos muchos años viéndolo en la gran pantalla, cualquiera diría que está a punto de cumplir los 70 años, pero así es. Quizás esa sea la razón de que la última parte de su carrera no esté teniendo un nivel muy aceptable y de que no parezca estar a la altura de lo que se espera de él.

En esta película Pacino da la impresión de interpretar sin emoción, sin ganas, además de tener un aspecto desaliñado y descuidado. Sí, su nombre llama la atención al encontrarlo en el reparto, pero después de ver la película se te ocurren otros muchos actores que podrían haberlo hecho mejor.

Pacino y la vecinaPor ese aspecto desaliñado de Pacino la película me ha recordado a Insomnia, donde según pasaba la película y él acumulaba horas sin poder dormir, iba teniendo peor aspecto. Lo malo es que en 88 minutos lo tiene desde el principio y no mejora ni le viene bien a la acción.

Interpreta a un poli que trabaja como profesor en la universidad también y que el mismo día en que se va a ejecutar a un tipo al que él ayudo a condenar, se ve amenazado telefónicamente y le dicen que le quedan 88 minutos de vida. El reo es el llamado Asesino de Seattle y en el inicio vemos un flashback del asesinato por el que fue condenado, sin ver realmente si fue él quien lo hizo. Tras enseñarnos el inconfundible skyline de la ciudad, vemos como en el momento es que él está a punto de ser ejecutado otro asesino ha dejado un escenario del crimen idéntico a aquel primero, por lo que la justicia se plantea si están condenando a un hombre inocente.

Pacino y la pili, pilirrojaPor el tema de los 88 minutos, que transcurra casi en tiempo real y que Pacino y su ayudante se pasen la peli entera al teléfono, me ha recordado también mucho a la serie 24, de la que os hemos dado buena cuenta aquí. Las diferencias entre el personaje de Jack Bauer y el prota de esta son notables, así como el resultado final.

La historia en sí no tiene nada de original, todo el metraje está repleto de mujeronas sexys que pierden el culo por el viejete de Pacino y que aprovechan para lucir palmito. Sobre todo la pelirroja que le acompaña toda la peli como una sombra, que responde al nombre de Alicia Witt y a la que me gustaría ver en alguna otra peli actuando…

Algunas de sus compañeras tienen más nombre como actriz: Leelee Sobieski a la que el papel que hace le sienta como a un Cristo unas botas de agua, llegando a estar patética en la escena final; Deborah Kara Unger, la alemana recauchutada, cuyo personaje lo podría haber hecho una muñeca hinchable, porque se menea menos que la duquesa de Alba bailando el chiki-chiki; y Amy Brenneman, que se pasa la peli con el pinganillo en la oreja y que repite el papel de policía lesbiana que le he visto hace poco en Cosas que diría con sólo mirarla.

Una de las cosas con las que juega la película es hacer que todas las mujeres que rodean al protagonista pueden estar implicadas y son potenciales sospechosas de ayudar al asesino en su afán de matarlo, incluido el celoso novio de una de ellas, la pelirroja.

Entre lo positivo de la película es que no se le puede negar que tenga acción y más acción (¿Qué más puede pasar?, se pregunta una de las chicas), aunque no demasiado bien articulada. El devenir por la ciudad de Pacino, ir a su casa cuando le están amenazando o la típica omnipresencia del asesino, que sabe todo lo que hace en todo momento y aparece a la que se descuida, tampoco suman credibilidad a la historia.

88 carteles

Otra crítica en cuak | 88 Minutos

Web Oficial | Español | Inglés | IMDB

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario