Babel crítica película

Cartel película BabelDirección: Alejandro González Iñárritu.
País: USA.
Año: 2006.
Duración: 143 min.
Género: Drama.
Interpretación: Brad Pitt (Richard), Cate Blanchett (Susan), Gael García Bernal (Santiago), Elle Fanning (Debbie), Kôji Yakusho (Yasujiro), Rinko Kikuchi (Chieko), Adriana Barraza (Amelia), Nathan Gamble (Mike), Mohamed Akhzam (Anwar), Peter Wight (Tom), Harriet Walter (Lilly), Trevor Martin (Douglas), Mónica del Carmen (Lucía).
Guión: Guillermo Arriaga; basado en un argumento de Guillermo Arriaga y Alejandro González Iñárritu.
Producción: Alejandro González Iñárritu, Jon Kilik y Steve Golin.
Música: Gustavo Santaolalla.
Fotografía: Rodrigo Prieto.
Montaje: Stephen Mirrione y Douglas Crise.
Diseño de producción: Brigitte Broch.
Vestuario: Michael Wilkinson.

Babel: Gran confusión de ruidos o cosas y lugar donde ésta se da. Falta de entendimiento entre varias personas por hablar todos a la vez y de modo desordenado. Estas son algunas de las definiciones que encuentro en el diccionario sobre el término que da título a la última película del mexicano Alejandro González Iñárritu, Babel, que cierra de este modo su trilogía sobre la violencia y la incomunicación. El guión es obra de Guillermo Arriaga, que ha publicado en la editorial Belacqua su novela “El búfalo de la noche”.

El esquema narrativo de Babel es parejo al de sus dos anteriores películas: Amores perros y 21 gramos. Varias historias independientes acaban entrelazándose unas con las otras. Cuatro son las historias que acontecen en Babel.

Dos niños marroquíes, en su pastoreo por las escarpadas montañas, armados con un rifle que su padre les deja para que cacen chacales y los alejen de sus cabras, probando puntería, disparan sobre un autobús que transita por la carretera a varios cientos de metros de distancia. Esa bala impactará desafortunadamente en una pasajera americana del autobús, sentada junto a la ventanilla, de turismo junto a su marido por el país Marroquí, con trágicas consecuencias.
Brad Pitt y Cate Blanchett lo pasan muy mal en BabelEse rifle se lo dio un Japonés a un guía local marroquí después de ir a cazar a la zona. Luego el guía se lo vendió a un vecino y éste se lo dejó a sus hijos hasta que ocurre el fatal desenlace antes descrito.
Ese Japonés, cuya mujer se suicidó tiempo atrás, tiene una hija sordomuda, con la que le cuesta comunicarse, la cual busca el amor desesperadamente en los brazos de cualquiera, con el sexo como reclamo a su insatisfacción vital. Por último, los hijos de la americana herida, que viven en San Diego, están al cuidado de una mujer mexicana, la cual, ante la boda de su hijo en México, sin encontrar a nadie que pueda ocuparse de ellos en su ausencia, decide cruzar la frontera, con idea de volver de nuevo a los EEUU tras la celebración de la boda familiar.

Aunque las historias estén relacionadas, con calzador, esto atiende a un fin: el contraste e impacto visual y emocional que entraña ir saltando de una historia a otra, ambientada en civilizaciones dispares, hace que la película coja el fuelle preciso para “a priori” hacernos interesante la propuesta.
Así pasamos del paisaje montañoso de Marruecos, donde reina la quietud más absoluta, en el seno de esa mísera familia, vencida por el medio hostil, baste ver las caras de tristeza y sufrimiento de las mujeres, en ese ambiente inhóspito, a las discotecas niponas con la música a todo volumen, móviles de última generación, jóvenes pastilleros, lechosas luces de neón en las ruidosas calles atestadas de gente, con los sentimientos de sus ciudadanos, envasados al vacío y enjaulados en fríos rascacielos, para luego sentir la desbordante energía y vitalidad que despiden las cálidas escenas de la boda Mexicana, con trasiego de alcohol, al ritmo de la vivaracha música, entre magreos y escarceos sexuales, para luego volver la vista de nuevo a Marruecos, donde seguir los pormenores del desangramiento de la americana que lucha por sobrevivir, tras un “cosido rudimentario”, en una pequeña población, donde el marido de la herida busca por todos los medios que la embajada americana les haga llegar un medio de transporte que la saque de allí con vida, mientras los problemas políticos entre los países implicados complican algo que tiene una fácil solución.

Lo anterior son sólo los cimientos de la historia, pero la argamasa que los materializa son las otras subtramas, que alimentan la historia: el riesgo que implica cruzar la frontera de los Estados Unidos como “ilegal”(con el desierto como barrera, trasunto de ese mar que frustra los sueños de los que buscan una vida mejor, a bordo de una patera), los fantasmas del terrorismo, la burocracia política, el miedo a lo desconocido abrazado a la insolidaridad (el autobús que toma las de Villadiego por miedo de algunos turistas a que los ajusticien), las minusvalías convertidas en rechazo (parejo a la modelo de Amores perros en silla de ruedas), el utópico mapa afectivo con fronteras de tiza: 16 años viviendo en un país no exime de ser tratada como una “ilegal” (¿ganarse el pan honradamente en cualquier parte es ir contra la ley?), turistas elitistas a los que les importa un pimiento, conocer las gentes y culturas de los países que “fotografían” o “filman”, atemorizados fuera de los circuitos oficiales, en parajes que no aparecen en los folletos de viajes.

Iñarritu deja de lado la “fotografía sucia” de sus anteriores películas para tomar límpidas instantáneas del terreno que pisan los protagonistas: Suelos polvorientos, yermos, desérticos, asfálticos, o retratar cielos insondables, rascacielos infinitos, urbes populosas, poblados ocres, o ese atlas de la geografía humana que componen los rostros descompuestos de los protagonistas que gritan a la cámara con sus silencios desgarradores.

Curiosamente (me resulta inverosímil) el ataque accidental, infringido a la turista americana es propagado raudamente por la aldea global: desde Marruecos hasta Japón pasando por los Estados Unidos, apareciendo la americana herida en las televisiones de medio mundo.

Babel, sin caer en el maniqueísmo de Crash, muestra una galería de personajes, que comparten una desgracia común, un ánimo diezmado y un azar cebado en la adversidad.
La moraleja sería: vivir es un camino largo, duro y difícil. ¿Les suena la frase?
Pero Iñarritu, por esta vez, deja abierto un postigo en esa muralla, que no dejaba pasar en sus anteriores películas, la brisa de la esperanza. Hay crisis matrimoniales que pueden solucionarse, reconciliaciones paternas (precioso el plano final), enfermos que sanan, lo cual da un respiro a nuestro epiglotis.

Habrá quien vaya a ver Babel porque Brad Pitt, Cate Blanchett, Gael García Bernal, están en el reparto, pero creo que con cualquier otro en su lugar, la historia no se hubiera resentido para nada, pues quienes más transmiten en esta película, son los actores y actrices que dan vida a los niños marroquíes y americanos a Chieko y su padre Yasujiro, a Anwar el guía marroquí, o la mexicana Amelia

Dicen que Iñarritu hace una y otra vez lo mismo, con leves variaciones en los personajes y las tramas y que debe ya cambiar su modo de rodar y de construir sus películas a fin de no aburrir al personal. Estos comentarios se achacan a directores de prestigio, encumbrados, de los que se espera mucho, a tenor de los logros obtenidos. Recordemos que Iñarritu hasta la fecha sólo ha rodado tres películas. No hay de qué preocuparse, estoy seguro que el director mejicano volverá a hacernos disfrutar con sus próximas películas.

Las objecciones que se le podrían achacar a Babel es que no logre implicarnos en la historia desde el comienzo, que no sintamos las desgracias ajenas como propias, que lo que vemos no nos conmueva, que las tragedias que visionamos no calen nuestro ánimo y cunda entonces el descreimiento, que miremos el reloj más de la cuenta, que no creamos en las cadenas de desgracias ni en las macabras coincidencias, que las ojeras de Brad Pitt resulten tramposas y nos parezca estar viendo un anuncio publicitario de una compañía de seguros o de una entidad bancaria, que su pretenciosa globalidad nos haga recelar de su noble propósito…..

Podría adscribirme a cualquiera de las dos posturas, porque de su imperfección inacabada, surge la belleza y el encanto de esta película que induce a la reflexión, a su lenta digestión y a la “verborrea digital”

Enlaces | Otra crítica de Babel en cuak
Trailer de la película Babel

Advertisements

21 comentarios en «Babel crítica película»

  1. bueno a mi babel me parecio uff fantástico por entrelazar vidas que no se conocen o no se ven juntas en la película, se ven realidades de cada país se ven sufrimientos, felicidad, abandono, desolación osea puedes estar con mucha gente a tu alrededor pero al final estas solo como la china, me impacto mucho ella, los niños marroquis ah tbm la señora mexicana, buena la pelicula.

    Responder
  2. OoOla a to2!!Me llamo isela y tengo 28 años y pues la verdad para mi Babel no tuvo nada de original pan con lo mismo, clasico d su director,alguien dijo amores perros,o 21 gramos.yo no le vi chiste por ninguna parte,de hecho me dio flojera!!!!,que bien que arraso con los oscares el laberinto del fauno Guillermo Del Toro,bye.isel_25996@hotmail.com

    Responder
  3. Me parece una película de una factura impecable. Entrelaza habilmente las historias y propone un final que deja patente la descarnada realidad del mundo en que vivimos en la que los finales felices, a menudo están reservados solamente para los que poseen un estatus determinado, sin demasiadas concesiones para el humilde y el inocente. Me encanta esta manera de contar historias, que caracteriza también películas como la oscarizada «Crash», en las cuales se huye del estereotipo de heroe y villano para pasar a mostrar la realidad humana de un modo más aproximado a lo que en verdad es y en la que no caben calificativos de buenas o malas personas sino de buenas y malas acciones de estas, aportando además una visión hermosa de la trama de la vida y como esta nos interrelaciona a todos mediante hilos sutiles. Dramática y a la vez hermosa, es de esas películas para recordar, de las que se aprenden lecciones de vida y te ayudan a renovar la fe en el ser humano. Hace falta más cine de este tipo.

    Responder
  4. axl, no dudo que seas una eminencia, pero escribes peor que un niño de cinco años. Repasa un poco las lecciones de ortografía y luego vuelves a enviar tu mensaje, ok?
    Hala majete, ponte ya y no hagas el vago…jajaja

    Responder
  5. Para mí esta película es justamente lo contrario de racista: trata sobre lo que une a las personas de diferentes culturas y razas(sobre todo el dolor y el sufrimiento). La mujer americana no se desangra gracias al médico rural marroquí, se muestran claramente los prejuicios culturales del resto de turistas del autobús, y los de los policías del puesto fronterizo, etc…
    Si piensan que esta película enaltece los valores de los EEUU, fíjense en la escena en la que Bradd Pitt intenta dar su dinero al guía marroquí, por ejemplo.
    La última escena en el balcón del edificio es antológica, una belleza.
    Yo creo que es una gran película aunque un poco irregular (dado cómo está construida era casi imposible que no lo fuera). El montaje impresionante y los actores muy bien.

    Responder
  6. A mi la película me ha hecho ver muchas de las imperfecciones de la sociedad y convivencia que reina en este mundo en que vivimos, en que vivimos cada vez muchas mas personas, un mundo que se acabará. Me quedo con la moraleja; La borrosa comunicación entre paises en la que transmitir y percibir nunca ligan y nos enseña lo mucho que se pierde al no dominar esa técnica, la insolidaridad entre todos nosotros y falta de asertismo que nos lleva a poner a salvo nuestra piel sin importarnos la piel del que teniamos en el asiento de al lado, en el autobús, al que no nos hubiese importado pedir un buen puesto de trabajo si fuese dueño de una gran empresa. La injusticia y falta de sentimientos institucionales (de América o de cualquier otro país, hubiese pasado en Cuba también), que es verdad que existe, al no poder coseguir la facil y legítima gesta de asistir a la boda de un hijo, a corta distancia, una madre trabajadora, y respetuosa con todo lo que le rodea, que siempre ha seguido las normas pero que hace una pequeña trampilla. El rechazo a seres con los que se tiene alguna diferecia fisica, la incultura en seres de pobreza castigada al extremo por la maldición llegada de manos de un hombre rico, cuyo cerebro está abarrotado de su propia imagén de ser poderoso que regala un rifle como acto de buena fé. Bueno cada cual saque sus conclusiones, pero sin juzgar la buena o mala técnica de sus creadores, creo que lo que querian transmitir ha llegado. Te pregunto…¿Si hoy, un ladrón mete la mano en el bolso de una señora que se sienta dos asientos delante del tuyo y lo ves, lo denuniciarias o te cayarias?…¿Si en este fin de semana intentas ligar y resulta que sonriendo te hace gestos por que es sordo/sorda, buscarias una escusa para irte?…Bueno, creo que se trata de ver una fotografia de la realida que ha salido muy nítida.

    Responder
  7. esta pelicula es demaciado RACISTA, segun esta estados unidos es el mejor pais algo totalmente falso, definitivamente es la peor pelicula que he visto, aprate de RACISTA no tiene chiste al menos para mi

    Responder
  8. Coincido total y absolutamente con Caligari. Han querido hacernos creer que es un «estupendo» director y lo único que me provoca es flojera. Y sí, el mundo (y México, porque así lo «manifestó» en Amores Perros y películas por el estilo) no es la basura que nos quieren hacer creer. Todavía habemos algunos que disfrutamos con películas más sencillas y hechas con el corazón (¿Alguien vió Segundo Siglo de Jorge Bolado? Salió un poco antes de Amores Perros y eso, eso sí que da gusto decir que es cine mexicano). Ojalá y gane mil veces Del Toro.
    Buen sitio. Saludos.

    Responder
  9. Bueno, a los que aún tienen esperanza en que Iñarritu cambiará el estilo de su cine, les tengo malas noticias: eso no ocurrirá. Este director viene de la ás encarnecida escuela tecnócrata-capitalista, entre sus malabares fue director de una estación de radio en los 80’s cuyo contenido era un abierto culto al americanismo y lo intrascendente. De ahí brincó a ser productor de una de las más dañinas escuelas de emancipación mental, llamada Televisa, empresa que durante sus más de 50 años de existencia, sólo ha contribuído a embrutecer el criterio y perder los valores culturales del pueblo mexicano. Después de este preámbulo, no les quede duda de que lo que reflejan las películas de Iñárritu es lo que él mismo tiene en su interior: vacio, vacío y más vacío. Los que ya vieron Babel no podrán negarlo: la constante de la película es su carencia del más mínimo sentimiento humano, y todos los personajes (igual que en sus películas anteriores) son perversos y manipuladores a más no poder. Y en la muy humilde percepción del que escribe, el mundo no es la basura que este tipo de películas nos quieren hacer creer. La belleza del mundo vive en el corazón de los seres sensibles y que buscan la libertad siempre con el apoyo de la búsqueda de sabiduría. No se extrañen al ver cómo El laberinto del fauno arrasa con los «Oscar» dejando a «Babel» con algún absurdo premio de consolación.
    Saludos.

    Responder
  10. creo q se les paso la mano en las escenas con la niña japonesa, demasiado vulgar. representan a la cultura mexicana siempre como un ambiente de suma alegria dentro de la pobreza, como diciendo somos pobremente felices, pero aun asi necesitamos a los EEUU. creo q la historia medular fue la de brad pitt y su esposa. conmovedora. sin embargo no lleno mis expectativas.

    Responder
  11. Vengo del cine de ver Babel…
    Queria haberla visto desde hace rato pero siempre algun pero se atravesaba.. en fin… Gracias por la definicion!, wow al salir del cine nos hicimos la gran pregunta, porque Babel?…
    Pues si, aahhh… esta buenesita, me gusto mucho la trama de Marruecos de los niños, pero hay escenas muy largas e inecesarias como la de la japonesa uuff!… ni hacia falta en la peli en serio…
    mmmm… me Gusto mas Volver, y Apocalypto que casi no la nombran en los Oscares, ya creo que es mas un tema politico, y social y hasta personal que me estan negriando a Mel Gibson..mmm hasta la del Fauno creo que esta mejor…
    Pero tiene su trama interesante…
    en fin.. es mas bulla que lo que realmente representa la peli…

    Responder
  12. La película esta muy bien,,,
    la verdad es que si no hubiese visto Crash el año pasado (una película donde también se entrelazan distintas historias, y historias sobre el choque cultural), esta película me hubiese impactado muchísimo. Habiendo visto Crash, la comparo con ella, y la verdad es que Crash me gustó mucho más. En esta, me agobié demasiado en muchos momentos de la historia, pero claro, que supongo que era esa la idea.

    Responder
  13. Me ha impactado muchísimo la película, como también lo consiguió en su día 21 grs y Amores Perros, pero no quiero mezclar, son películas diferentes con un principio y un final y creo que no hay que buscar conexiones más allá. No recordaba la historia de Babel y he estado leyendo un poco sobre el tema. La confusión de la que se trata es real en la película, no podía estar quieta en el asiento mientras avanzaba la película, quería meterme dentro y ayudar. He estado estas navidades en el desierto de Marruecos y he pasado por Ouarzazate, lugar donde transcurre el accidente de la americana, y la vida está retratada de forma absolutamente real, yo lo he vivido de la misma forma. También la hospitalidad y ayuda de los marroquíes es absolutamente real y no entiendo que los turistas actuaran con miedo ante una población fuera de «la ruta» fijada. Por más mundo que veamos a veces pensamos como auténticos cazurros, oon perdón. Buena película, da que pensar.

    Responder
  14. Nux, por lo que tengo entendido se cierra la trilogía con Babel y es la última colaboración de Arriaga como guionista así que tengo curiosidad en ver su nuevo proyecto. Como digo la película puede ser fallida, quizá, no acabar de enganchar, ser poco creíble, pero a mi no me ha disgustado.

    Responder
  15. Uyy… no sé yo eh! Para mí que va a seguir haciendo más y más de lo mismo hasta que nos cansemos.
    Totalmente de acuerdo en lo que dices de Pitt y Blanchett, los verdaderamente imprescindibles y expresivos son los actores más humildes.
    Y bueno, aunque no es mala, tiene taaantos agujeros (sobre todo en conectores de tramas y demás) que, en mi opinión, es difícil llegar al notable.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: