Crítica El Hoyo (The Platform, 2019)

Después de ver la película con la que Galder Gaztelu-Urrutia se ha estrenado en la dirección, el sabor de boca que se me queda es agridulce. Tiene parte buena, que es muy buena, y parte mala, que me parece que tiene demasiado peso en el resultado final.

No me suele gustar hacerlo, pero en esta ocasión HAY SPOILERS, así que mejor primero verla y luego seguir leyendo.

O mejor, antes leeros la Crítica de El Hoyo que ya os hicimos hace unos días, de la mano de Travis.

Lo Malo de El Hoyo

Y empezaré por lo malo, escueto.

Por un lado creo que es una muy buena película en criterio artístico, pero a mi no me ha gustado por su grotesco planteamiento, que la marca demasiado. Vale que se puede hacer alegoría de lo que se quiere de muchas formas, pero si eliges el lado truculento, literalmente visceral e incluso un tanto gore, pues te queda bien para triunfar en festivales como Sitges, que es lo que ha sucedido, pero estás marcando un línea muy gruesa y habrá a gente a quien no le guste tanta escatología y mal gusto. Yo soy uno de ellos.

Lo Bueno de El Hoyo

El resto que se puede decir es todo bueno, porque la película, desde luego tiene fuerza, consigue interés, clava el ambiente claustrofóbico que quiere plasmar y da qué pensar.

Respecto a la parte mala que indicaba (no eres tú, soy yo), hay que ver el lado positivo, porque estamos haciendo una película de genero, de un género que no se prodiga mucho en España, ese terror psicológico que hace falta en nuestra filmografía patria. Yo le metería algo menos de gore, pero en fin, es de agradecer que se haga cine de género.

Ahora hablaremos de lo que El Hoyo simboliza, que es otro de sus fuertes.

Significado de El Hoyo

Por otra parte es una película muy simbólica. A la acción tan claramente brutal se le puede hacer una segunda lectura, muy clara: las clases sociales, la sociedad en si, los que están abajo y sufren, los que están arriba y disfrutan y los que mandan.

En ese sentido están también los personajes. El protagonista, Goreng, que es un hombre que se «impuesto» en esa sociedad y ha de adaptarse, creyendo en el cambio primero, viendo que es imposible, hundiéndose luego e imponiéndose a la fuerza al final.

Cada personaje va significando algo. El primero con el que se encuentra es Trimagasi, un hombre ya metido desde hace tiempo en la mini sociedad creada de El Hoyo, que la acepta y se aprovecha de ella, actuando como se espera según donde esté y preocupándose por si mismo y nadie más. Representa al grueso de la sociedad, que además provoca que las diferencias se vayan aumentando con el tiempo.

Después se encontrará a Imoguiri, que representa al poder caído. Antigua gestora que vive fuera de la realidad pero que en un momento, cuando realmente se mete en ella, ve que nada es lo que creía. Que sus actos «neutros» provocaban muerte, destrucción, odio y que ella no era más que un instrumento del poder, que le ocultaba realmente cosas. Este personaje es esos mandos intermedios, que viven bien y no se preocupan de más. Hacen la del avestruz, esconder la cabeza para así justificar que como no se enteran, sus acciones no son punibles. De estos vemos muchos en el día a día de nuestro mundo real si nos fijamos.

Una cosa curiosa es que todos aceptan la mayor de que el fin justifica los medios, pues hacen lo que deben de hacer sin temor a las consecuencias menos ella, que cuando se da cuenta de sus errores se quita del medio.

Por medio se cuela Miharu, ese adaliz de las causas perdidas, una guerrera solitaria que aunque parece que su causa sea una locura, no le hace falta nadie, ni obedece a nadie, se salta las reglas y va por su camino sin importarle nada, solo fiel a su causa. Aquí en el mundo real podemos meter a muchos lobos solitarios que para bien o para mal se abstraen de la sociedad, aunque en muchas ocasiones, aunque no lo quieran, no les queda otra que enfrentarse a ella.

Finalmente será junto a Baharat con quien el protagonista decida plantar cara a todo, saltarse todas las reglas, los propios principios, las reglas morales y las que rigen en esa sociedad e intentará con pocos medios realizar grandes tareas, lo que es imposible y superará los límites físicos y de la locura.

El Final de El Hoyo

Hay debate sobre el significado del final de la película, pero hace poco el propio director se decantó por contar lo que quisieron decir con el final. Y sí, Goreng se va con Trimagasi porque al igual que él está muerto.

La niña es su representación de como le gustaría que las cosas fueran, de que hay una esperanza y de que a la cúpula del poder le llegue el mensaje que no tienen todo tan controlado y cualquier día puede haber una rebelión.

Pero lo cierto es que muere antes de conseguir mandar un mensaje al poder. Su utopía no es más que eso, algo que nunca conseguirá. Los de arriba seguirán siendo los que están bien y los de abajo seguirán sufriendo y los que se salgan del redil, caerán. Chis-pun.

El mensaje de la película, desde luego, no es muy positivo ni halagüeño. Pero así es la vida.

Trailer de El Hoyo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: