Crítica: La Casa de Papel (Temporada 4)

Después de acabar ayer de ver la temporada cuarta de La Casa de Papel en plan maratón, algo más de 24 horas después de publicarse, y haberla digerido, estoy en posición de poder hablar de las impresiones que me ha causado.

No me gusta hacer spoilers y no contaré ninguno de los golpes gordos que tiene la serie, pero sí, algunas de las cosas que suceden, o no, se van a escapar, así que ahí que va el aviso por el posible:

SPOILER LEVE!!!

lacasadepapel4

Temporada puente

Sí, lo diré otra vez, es lo que menos me gusta de la serie, que no se cierre la trama principal, que en este caso es el atraco. Podrían dejar alguna trama secundaria sin cerrar, podrían dejar un cliffhanger al final, haciendo que pudiera existir otra parte, lo que quieran, pero hay que cerrar una historia que en este caso pasará más de un año hasta que podamos retomar.

Y sin embargo hay tramas menores que (menos mal) al menos sí se cierran.

Esto no quita para que la acción avance, los momentos cumbre se sucedan y la trama en sí evolucione, dando tumbos más que en las dos primeras temporadas, porque en este atraco el profesor no lo tiene todo tan controlado.

Personajes principales

El profesor sigue siendo el personaje principal de la historia, presente en cada escena, si no es protagonista de ella porque los atracadores necesitan de su excepcional cerebro para saber qué hacer. Es el Dios de la serie, omnipresente, omnipotente y omnisciente.

Resulta un tanto confuso que la historia la cuente en OFF en algunos momentos Tokio, ya que aunque es de los personajes que más peso tiene y sobre la que toda la acción en el banco gira, hay partes de la carpa y de las andanzas del profesor que no puede conocer a la perfección. Es un recurso narrativo que han mantenido y que no tiene mucho sentido.

Los malos en esta temporada son muy malos y retorcidos por demás. La inspectora Alicia Sierra, una tipa sin escrúpulos, que está todo el rato en plan irónico es un personaje muy bien dibujado, pero su cinismo y su ironía la hacer perder algo de fuerza. Nunca pierde, nunca se altera, no tiene puntos débiles, es demasiado, aunque bien pensado es el negativo del profesor, que es igual de eficaz en cuanto a preveer los pasos que darán los demás. Por cierto, ¿cobrará en algún momento importancia el que esté embarazada?

El otro malo es Gandía, un asesino perfecto, frío, calculador y eficaz al que la banda ya conocía por lo que vemos en un flash back. No es muy creíble que sabiendo lo que sabían de él no tengan un especial cuidado en que no se la prepare, pero hasta ahí voy a leer para no desvelar nada.

Personajes Secundarios

A pesar de su gran peso en la historia, Palermo me parece un personaje secundario. Sí, se mete en todas, pero para ser el cerebro del golpe no se le ve tanto y todo en lo que está involucrado incluye a algún otro personaje.

La Inspectora, Lisboa, más de lo mismo. De aquel personaje que alternaba la dureza y la fragilidad en la primera y segunda temporada y que era importante en el devenir de cada acción, no ha quedado nada y se ha convertido en un personaje en segundo plano.

Río, el leit motiv de la tercera temporada es un mcguffin que se usa como reclamo pero que tiene poco que pinchar.

El resto de personajes más o menos mantiene su porcentaje y sus momentos de gloria, con algo más de foco sobre Nairobi y Tokio pero como digo, con sus minutos de gloria en cada caso.

Acción vs Reflexión

Si la acción trepidante y no dejar descansar al espectador era uno de lo puntos fuertes de las 2 primeras temporadas, en la tercera la acción decayó un poco en cuanto a minutos, aunque subió en intensidad.

En esta cuarta esto es mucho más palpable. Parece que hay más dinero para la serie y las escenas de acción son más trepidantes, vuelcos, explosiones, helicópteros, blindados, pero se dan con menor frecuencia.

Los momentos reflexivos de diálogos entre personajes han aumentado. ¡Si hasta firman una tregua los secuestradores y la policía! Aún así la acción es muy superior a la de otras series, todo hay que decirlo.

Cambio de planes

Entrando en la historia en sí, si os acordáis de la causa de montar este atraco era, en primer lugar como homenaje a Berlín, uno de los cerebros del golpe, pero lo principal era salvar a Río.

Este motivo se diluye como un azucarillo en un vaso de agua y el que viese esta temporada sin haber visto la tercera, casi ni se entera, porque la cosa se ha ido por otros derroteros.

El punto débil del plan que nos han contado muchas veces, era que sabían cómo sacar el oro, pero no sabían cómo salir ellos. Por otra parte, ya tienen más dinero del que puedan gastar, por lo que el oro en sí no les importa mucho.

Pero lo cierto es que al final de esta temporada, seguimos sin tener ni una línea de diálogo de cómo van a sacar el oro, cómo van a salir ellos, si han avanzado en esa parte del plan, si piensan pactar o yo qué sé.

Recomendaciones

No os va a defraudar la serie a los que estéis enganchados, ni os va a defraudar cómo transcurre la historia ni cómo acaba (excepto el hecho de que no acabe).

Yo no vería ni el trailer, que hace intuir muchas cosas y aunque yo os he contado poco, no leería otros artículos porque cada uno va contando un poco y al final te ves venir lo que va a suceder.

No os acerquéis a Twitter, porque parece mentira cómo en una línea la gente puede meter tantos spoilers.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: