Dead girl crítica película

Dead girl cartel películaDirección y guión: Karen Moncrieff.
País: USA. Año: 2006. Duración: 93 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Toni Collette (Arden), Rose Byrne (Leah), Mary Beth Hurt (Ruth), Marcia Gay Harden (Melora), Brittany Murphy (Krista), Kerry Washington (Rosetta), Josh Brolin (Tarlow), Giovanni Ribisi (Rudy), James Franco (Derek), Mary Steenburgen (Beverly).
Producción: Tom Rosenberg, Henry Winterstern, Gary Lucchesi, Eric Karten, Richard Wright y Kevin Turen.
Música: Adam Gorgoni. Fotografía: Michael Grady.
Montaje: Toby Yates.
Diseño de producción: Kristan Andrews.
Vestuario: Susie DeSanto.

Cinco historias se abordan desde diferentes puntos de vista. Una joven aparece muerte descubierta por una mujer que vive con su madre que la tortura psicológicamente. La descubridora del cuerpo iniciará una relación con un extraño, obsesionado con los asesinos en serie, con el que inician un juego sexual macabro.

Pasamos a la segunda historia y vemos como una familia vive soñando con la esperanza de que su hija desaparecida aparezca viva. Su hermana que estudia para forense, desea que aparezca el cuerpo de una vez, para poder descansar y rehacer su vida, cerrando un paréntesis que dura ya muchos años. El cuerpo de la víctima de la primera historia le hace creer a la forense que se trata de su hermana y esto la ilusiona, acendra su negro porvenir e incluso disfruta del sexo con un compañero del trabajo que la pretende. Desgraciadamente para ella, no es su hermana, así que las fauces del infierno seguirán abiertas alimentando su pesadilla con horas de oscuridad.

La tercera historia es la de una matrimonio donde él, hace excursiones nocturnas y vuelve días después, con su mujer tirándole los trastos a la cabeza sabedora de que se trae entre manos. Atará cabos y llega a la conclusión de que su marido es el responsable de la muerte de varias jóvenes, y en lugar de denunciarlo, lo ampara, cubre, y llega a borrar cualquier prueba que lo incrimine.

En la cuarta, aparece la madre de la muerte, la cual tras reconocer el cadáver de su hija, quiere saber más cosas acerca de la vida de su hija y así conoce a una compañera de habitación de su hija, una joven drogadicta que le da a la madre los datos que ésta desea conocer.

Finalmente la quinta historia son los últimos días de la difunta, la cual quiere ir con su hija a ver a su madre, dejar esa vida que lleva, pero desgraciadamente no cumple su plan al cruzarse en su camino el asesino de jovencitas.

Lo novedoso de la película es que no se centra exclusivamente en la víctima o en el quehacer de un asesino en serie, sino que va más allá y se analiza como lleva una familia la desaparición de una hija, como el hecho de que no haya un cuerpo no permite pasar página, y siempre está viva la llama de la aparición. Se cuestiona también como ciertos asesinos pueden contar con la complicidad directa o indirecta de sus familiares, amigos o conocidos. Finalmente se plasma como la mala suerte a menudo se ceba con los más desgraciadas, y como por muy poco, por horas, no es posible cambiar de vida, sino perderla en manos de un desalmado psicópata.

Las cinco historias están marcadas por la tristeza, la soledad, la mala suerte. Está rodada con tonos apagados, y destila una desesperanza que por momentos llega a calar. Interesantes interpretaciones de Marcia Gay Harden Brittany Murphy y Kerry Washington.
No hay lugar para el espectaculo, ni para el artificio, todo es triste y descarnado.

Merece la pena verla, aunque no creo que no tendrá mucha repercusión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: