Edge of darkness (Al límite, Martin Campbell 2009)

Al límite cartel películaTítulo original: Edge of darkness.
Dirección: Martin Campbell. Países: USA y Reino Unido.
Año: 2010. Duración: 126 min. Género: Thriller, drama. Interpretación: Mel Gibson (Thomas Craven), Ray Winstone (Darius Jedburgh), Danny Huston (Jack Bennett), Shawn Roberts (Burnham), Bojana Novakovic (Emma Craven), David Aaron Baker (Millroy), Jay O. Sanders (Whitehouse), Denis O’Hare (Moore), Damian Young (senador Jim Pine).
Guión: William Monahan y Andrew Bovell; basado en la serie de televisión escrita por Troy Kennedy Martin. Producción: Graham King, Tim Headington y Michael Wearing.
Música: Howard Shore. Fotografía: Phil Meheux.
Montaje: Stuart Baird.
Diseño de producción: Tom Sanders. Vestuario: Lindy Hemming.

Al igual que El Rey Midas que cuanto tocaba se convertía en oro, todo aquel que se cruza en el camino de Thomas Craven tiene un final aciago. Craven es un policía que recibe la visita de su hija. Al llegar a casa desde la estación del tren, en el umbral de la casa, alguien dispara a bocajarro sobre la hija de Craven muriendo casi al instante. Todo hace suponer el objetivo era Craven, pero éste, al ir indagando por su cuenta descubrirá una trama que afecta a las altas esferas.

El tema de la venganza es manida, y hay pelis muy adrenalínicas como Taken, que son interesantes, pero en esta ocasión, prima la sobriedad, de ahí que no nos encontremos con un producto donde el ruido de los disparos no deja escuchar otra cosa. Aquí hay una historia, un policía al que le pesan los años, de ahí que a poco que corra jadee (cositas que hacen verosimil la historia), que trata de esclarecer los hechos por su cuenta, tomándoselo como algo personal, dado que en su horizonte vital, sin mujer y sin más descendencia no tiene muchas más cosas que ocupen su tiempo, y que poco a poco, paso a paso, presionando aquí y amenazando acullá, irá avanzando en la resolución del caso.

A Mel Gibson estos papeles le van como anillo al dado, porque sin excesos, muy comedido nos hace partícipe de sus desventuras y sus correrías enganchan y hacen interesante esta historia, que combina las ansias de venganza con la necesidad de hacer bien su trabajo de policía, llevando a los culpables de la muerte de su hija ante la justicia, o ante el cañón de su pipa, que vendría a ser lo mismo.

Una película pues que he visto y disfrutado, ya que esperaba encontrarme con una película fallera-pirotécnica y lo que hay es tan solo el empeño de un hombre por buscar la verdad.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: