El caso bourne crítica película

El caso bourne cartel películaDirección: Doug Liman.
País: USA Año: 2002 Duración: 118´
Interpretación: Matt Damon (Jason Bourne), Franka Potente (Marie St. Jacques), Chris Cooper (Conklin), Clive Owen (El Profesor), Brian Cox (Ward Abott), Adewale Akinnuoye-Agbaje (Wombosi), Gabriel Mann (Zorn), Julia Stiles (Nicolette)Guión: Tony Gilroy y William Blake Herron; basado en la novela de Robert Ludlum.
Producción: Patrick Crowley, Richard N. Gladstein y Doug Liman.
Producción ejecutiva: Frank Marshall y Robert Ludlum.
Música: John Powell.Fotografía: Oliver Wood.
Montaje: Saar Klein.Diseño de producción: Dan Weil.
Dirección artística: Laurent Piron, Bettina Von den Steinen.
Vestuario: Pierre-Yves Gayraud.

El caso Bourne encabezó la trilogía completada por El mito de Bourne y El ultimátum de Bourne. El arranque es prometedor. En aguas del Mediterráneo un barco pesquero recoge lo que parece ser el cuerpo de un hombre. Al subirlo a bordo comprueban que está vivo. El médico de la embarcación extrae dos balas de la espalda y un chip al rescatado, el cual al volver en sí dice no saber quién es, ni por qué se encuentra allí.

Una vez en tierra el hombre se dirige a Zurich donde recoge sus efectos personales en un banco, al que llega a través del número de cuenta que contenía el chip alojado en su cadera. Encuentra allí pasaportes varios y mucho dinero, así como un arma, que introduce en su mochila roja. En la embajada logra librarse por los pelos, y convence a una mujer, Marie, para que le lleve a París, a cambio de 20.000 dólares. La mujer accede.

No se dan muchos detalles acerca de la identidad del hombre, el cual aunque ha perdido la memoria mantiene intactas sus destrezas y habilidades para el combate, para disparar y hablar varios idiomas. Quiere saber quién es y por qué motivo saber hacer esas cosas.

Marie y BourneEn París descubre que una de sus identidades, Kane, ha fallecido así que siguiendo ese rastro logra averiguar que es un asesino, que su objetivo era acabar con la vida de Wombosi, un lider africano al que la CIA quiere cargarse porque está dispuesto a desvelar en un libro la actividad de esa agencia federal en su país.

La película engancha ya desde su comienzo, y no tiene altibajos manteniendo el interés sin pausa. A ello ayuda la labor interpratativa de Matt Damon y de Franka Potente, ambos hacen verosimil su aventura, porque a pesar de ser una película de acción, tambien hay lugar para el amor, para la «aventura amorosa«, la cual va cimentándose con miradas y gestos, leves roces y silencios unificadores. Ella al saber que Bourne es un asesino no lo repudia, porque con esa cara de chico bueno no puede ser un criminal y debe haber algo detrás que le impele a ser así.

Vemos con agrado multitud de escenarios europeos y afortunadamente no hay corchopan ni cartón piedra, ni efectos especiales, así que lo que ves es lo que hay. La persecución con el mini por París es prodigiosa, las aceleradas escenas de lucha vibrantes, el seguimiento del agente Bourne por parte de sus creadores incesante.

Nada falta ni sobra en esta divertida película que ofrece exuda entretenimiento por sus poros y reduce el cine de acción a una fisicidad bien entendida a unos personajes con trasfondo, a un sentido del ritmo impecable, que dan lugar a una pequeña joya del cine de acción, que no requiere de presupuestos astronómicos, pantallas azules, ni toda suerte de FX para contar una historia que en su sencillaz y buen hacer nos hace pasar dos horas de puro gozo.

Matt Damon | El buen pastor | Infiltrados | Syriana | Gerry | El ultimátum de Bourne

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: