El corazón de la tierra crítica película

El corazón de la tierra cartel películaDirección: Antonio Cuadri.
Países: España, Reino Unido y Portugal.
Año: 2007.
Duración: 90 min.
Género: Drama.
Interpretación: Catalina Sandino Moreno (Blanca Bosco), Sienna Guillory (Kathleen Crown), Philip Winchester (Robert), Bernard Hill (Sr. Crown), Joaquim de Almeida (Baxter), Ana Fernández (Mercedes), Jorge Perugorría (alcalde), Fernando Ramallo (Carlos), Juan Fernández (Nazario Infante).
Guión: Antonio Cuadri, Shelley Miller y Doc Comparato; inspirado en la novela de Juan Cobos Wilkins.
Producción: Antonio Cuadri y Juan Carlos Orihuela.
Música: Fernando Ortí.
Fotografía: Javier Salmones.
Montaje: Mercedes Cantero.
Diseño de producción: Luis Manuel Carmona.

El corazón de la tierra está inspirada en el libro de Juan Cobos Wilkins del mismo mombre. Digo inspirada, no basada, ya que si bien los acotencimientos históricos que se cuentan y acotencieron en el año 1888 y siguientes son los mismos, el planteamiento de la historia y los personajes difieren. Si en el libro la anciana Blanca Bosco recibe la visita de la joven Katherine, que resulta ser nieta del doctor John Francis White del que Blanca estaba enamorada, y a partir de ese momento afloran los recuerdos de Blanca que contará su historia y la de su pueblo, bañada en sangre, en la película, por el contrario son dos niñas, Blanca y Katherine, sobrina del dueño de la compañía Rio Tinto Company Limited a través de quienes vemos los hechos que acontecieron en el Sur de España, en la provincia de Huelva en la zona del Río Tinto, donde los Británicos compraron al gobierno Español en 1873 las minas, que estuvieron en su poder hasta 1954.
El corazón de la tierra las teleras
Rio Tinto y todas las poblaciones vecinas a la explotación minera florecieron porque en aquel entonces la compañía Británica era la principal generadora de empleo de toda España. En el debe, la gente moría joven con problemas pulmonares, obligada a respirar aire insalubre, provocado por las teleras, esas piras de mineral al aire libre que se quemaban para fabricar cobre, cuyas emisiones eran nubes de veneno en polvo, la lepra del aire, que provocaba necrosis y otras muchas enfermedades.
A bayoneta calada
Los británicos vivían en un residencial a parte, Bellavista, donde disfrutaban del tennis, del golf, del buen clima, sin respirar malos aires. Nunca se mezclaban con los lugareños, a los que se referían como nativos, fueran estos ricos o pobres.

Este episodio histórico no había sido plasmado antes en el cine; la lucha del pueblo contra una compañía, que los explotaba y mataba con la connivencia de los gobernadores locales, que hacían la vista gorda y daban el visto bueno a las acciones de los propietarios por muy macabras que fueran, como «la noche de las pistolas«, donde en una plaza abarrotada de gente que quería ir a la huelga y reclamaba justicia, fueron asesinados y rematados a bayoneta, con sus voces y gritos como única arma arrojadiza, para luegos ser arrojados al mar desde un tren estacionado en una vía sobre el muelle.
Río Tinto
La historia, si previamente has leído el libro, es poderosa, emotiva, vibrante. Wilkins recrea lo trágico con una prosa descriptiva que engancha, tanto de sus paisajes de ensueño como de sus gentes aguerridas. Luego la traslación a la pantalla defrauda bastante (a menudo algunas obras son refractarias a su traslación a la pantalla grande), porque se crea un muro entre la historia y el espectador que es imposible sortear. El personaje de Maximiliano, se reduce a un par de escenas en las que arenga a las masas, antes de ser disparado y pasado a cuchillo. El encanto que tiene en el libro se diluye. Del mismo modo Blanca tiene gran presencia en la pantalla, de hecho es un personaje nuclear, pero no transmite nada. Ese cobardismo que le achaca Katherine se muestra en un personaje retraído y apático que pone muchos ladrillos en ese muro que citaba antes, nada que ver con la entrega y pasión de Katherine (Sienna Gallory está estupenda y es de lo poco a señalar).
Sienna Gillory en El corazón de la tierra
De los momentos de reivindicación y justicia social, pasamos a otros de postal, más livianos, donde Blanca Bosco se enamorará de Robert un joven inglés recién llegado, capaz de sacrificarse por una causa justa. Katherine se convierte en una luchadora mientras Blanca se esconde detrás de las tapas de un libro. Las dos marcadas desde niñas por lo que vieron cuando eran pequeñas. Ambas cumplirán con su pasado, una con un acto de fuerza, tan cruel como necesario, la otra, plasmando su historia en un libro, legado para las próximas generaciones.
El título de la cinta hace referencia a Corte Atalaya, un crater, que simula la oquedad que dejaría un corazón arrancado de la tierra.
No me ha gustado nada el doblaje de algunos personajes, cuyo acento andaluz es poco creíble (como el de Jorge Perrugoría dando vida al alcalde, o el de Amparo Sandino como Blanca). Maximiliano es cubano pero no tiene acento (cosa extraña).
Blanca y Katherine de niñas
No está mal que se plasmen en la gran pantalla películas como esta, máxime cuando se basan en un libro tan bien escrito e interesante como el de Wilkins, pero el gran pero es que al final, tras su visionado, esos hechos históricos trágicos y reales como la luz del día, se difuminen bajo las prendas del folletín que la película revista en ciertos pasajes o entre la pólvora de las explosiones y olvidemos lo que pasó para recrearnos con la belleza de las protagonistas o de ese paisaje de ensueño. Al final aunque la puesta en escena sea plausible, donde se ve que se han esmerado por hacer bien las cosas a lo que contribuyen sus 13 millones de presupuesto, donde el diseño de producción seguro que le supone algunos premios (a Goyas me refieron; vestuario, música, dirección artística..), la película sería un éxito si transmitiese esa potente carga estética que atesora y plasmándolo en lo emotivo llegase al corazón del espectador y nos tocase la fibra. En mi caso no ha sucedido.
Corte Atalaya el corazón de la tierra
Admiro su belleza visual, la buena labor interpretativa de Ana Fernández, Sienna Guillory, Bernard Hill y seguro que de no haber leído el libro mi opinión sobre la misma sería algo más positiva, pero es un riesgo que los directores saben que corren, cuando se trata de adaptaciones. No obstante si tienen diez horas libres lean el libro, les gustará, y si tienen un par de horas vean la película, a pesar de los peros, es una película que les dejará un buen regusto en el paladar, efímero, eso sí.

Enlaces | Página oficial | Trailer

Sienna Guillory | Eragon

Ana Fernández | Lola la película | Pasos | Morir en San Hilario | Amor en defensa propia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: