El legado de Bourne (Tony Gilroy 2012)

Película: El legado de Bourne.
Título original: The Bourne legacy.
Dirección: Tony Gilroy.
País: USA.
Año: 2012.
Duración: 135 min.
Género: Acción, thriller.
Interpretación: Jeremy Renner (Aaron Cross), Rachel Weisz (Dra. Marta Shearing), Edward Norton (coronel Eric Byer), Joan Allen (Pamela Landy), Albert Finney (Dr. Albert Hirsch), Oscar Isaac (Nº 3), Stacy Keach (almirante Turso), Scott Glenn (Ezra Kramer), David Strathairn (Noah Vosen), Donna Murphy (Dita). Guion: Tony Gilroy y Dan Gilroy; basado en la novela de Eric van Lustbader, inspirada a su vez en los personajes creados por Robert Ludlum.
Producción: Patrick Crowley, Frank Marshall, Ben Smith y Jeffrey M. Weiner. Música: James Newton Howard.
Fotografía: Robert Elswit.
Montaje: John Gilroy.
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Vestuario: Shay Cunliffe

Me gustaban mucho más las películas que interpretaba Matt Damon. La saga Bourne sigue, pero pierde fuelle. El actor Jeremy Rener reemplaza a Damon. Ahora tenemos al agente Aaron Cross en lugar de a Bourne. Ambos comparten cualidades. Los dos está sobradamente preparados para sobrevivir desahogadamente en entornos volatiles y hostiles. A Aaron lo vemos en una región fría en la cresta de una montaña nevada. Enseguida nos enteramos de que lo están buscando, una agencia del Gobierno de los EEUU para darle pasaporte al más allá.

El Coronel Eric Byer es ese delfín blanco dispuesto a hacer cualquier cosa para preservar la seguridad nacional, eliminando a quien haga falta, enemigos y amigos, si estos saben cosas que no deben saber y menos aún propalar. Así que el programa en el que estuvo operativo Bourne va a ser desmantelado, y esto implica asesinar a todos los agentes. Aaron logra salvar el pellejo y para su supervivencia jugará un papel determinante unirse a la Dra. Marta Shearing, quien contralaba a los agentes como Aaron sin saber qué es lo que estos hacían ahí fuera. Cuando un compañero de la Doctora se líe a tiros en el laboratorio llevándose a cinco compañeros por delante, saltarán todas las alarmas y la Doctora se situará en el punto de mira. Debe ser eliminada. Lo cual no supondría ningún problema para los sicarios gubernamentales si no estuviera por allí rondando Aaron, que la salva, la rescata, la protege, la pasea y hasta le ofrece una vida en común. Ahí es nada.

La película resulta larga, convencional, previsible y en demasiados momentos tediosa. Sus más de dos horas dilatan en el tiempo sin necesidad una historia que no da demasiado de sí. Las películas de acción, como la que nos ocupa, deben ofrecer eso, acción, y se consigue en momentos muy determinados. Cuando tienen lugar las persecuciones en moto o coche, o las huidas corriendo por las calles de Manila, la película gana enteros. Cuando tratan de darle ciertas cargas de profundidad, la película pierde fuelle, y algunas secuencias como la de las pastillas de colores, parecen más propias de dos ancianos en una Residencia que de un Super Agente.

El Legado Bourne incorpora actores y actrices de peso como Edward Norton, Scott Glenn, David Strathairn y Rachel Weisz. Me resulta una maniobra para seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro. El resultado aporta momentos trepidantes, pero en conjunto resulta descafeinada, larga y tediosa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: