Jugar en el infierno: La vida es Bella

La Vida es Bella en el campo de concentraciónEmpieza el juego, quien no haya llegado ya no juega. Se precisan 1000 puntos.

El primer clasificado ganará un carro blindado nuevo. Menuda suerte. Cada día leeremos la clasificación por ese altavoz de allí, al último clasificado le colgaremos un cartel que dirá: Asno. Aquí en la espalda.

Nosotros estamos en el equipo de los super malos que gritan sin cesar, quien tenga miedo pierde puntos. En tres casos se pierden todos los puntos: los pierden, uno, los que empiezan a llorar, dos, los que quieren ver a su mamá, tres, los que tienen hambre y piden la merienda. ¡Nada de eso!

Es muy fácil perder puntos, porque hay hambre. Yo mismo ayer perdí 40 puntos porque no pude aguantar y pedí un panecillo de mermelada. De albaricoque. Y el de fresa.

Y nada de chucherías porque nosotros nos os vamos a dar, nos las comemos todas nosotros. Yo ayer me comí 20. Me duele la barriga. Pero estaban buenas. Os lo aseguro.

Perdonad que me vaya enseguida pero estamos jugando al escondite y sino me tocara parar.

Roberto Benigni (La vida es bella)

2 comentarios en “Jugar en el infierno: La vida es Bella”

  1. ¡Buenos dias princesa!
    Una película conmovedora y extraordinaria, y que su visión para mi, supone toda una gozada. Roberto Benigni, nos cuenta una espectacular historia, y en donde nos enseña a ver la vida desde el ángulo más hermoso que pueda existir. Una película en donde nos muestra que existen muchas formas de hablar en los campos de concentración nazis, llegando al fondo de los corazones por la sencillez y la naturalidad como nos lo cuenta. Es en fín, una extraordinaria película, que destila belleza por todos sus poros, y solamente decir como punto final. Muchas gracias Sr. Benigni por regalarnos esta auténtica joya. Matricula de Honor.
    «La vida es bella», logró tres Oscar: Película, Actor (Roberto Benigni), y Banda Sonora. Pero en total logró la «friolera» de más de CUARENTA premios (cuasi nada). Saludos.

    Responder
  2. Precioso y poético cuento de hadas, ambientado entre unas de las grandes tragedias provocadas por la humanidad, pero que se convierte en un canto a la vida, que, por supuesto, siempre puede ser bella.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: