Señales del Futuro (Knowing, 2009)

Señales del FuturoDirección: Alex Proyas.
Reparto: Nicolas Cage (John Koestler), Rose Byrne (Diana Wayland), Chandler Canterbury (Caleb Koestler), Lara Robinson (Lucinda Embry/Abby Wayland), Ben Mendelsohn (Phil Beckman), D.G Maloney, Nadia Townsend (Grace Koestler), Adrienne Pickering (Allison), Danielle Carter (Miss Taylor 1959).
Guión: Ryne Pearson, Richard Kelly, Juliet Snowden, Stiles White, Stuart Hazeldine y Alex Proyas.
Producción: Alex Proyas, Todd Black, Jason Blumenthal y Steve Tisch.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía: Simon Duggan.
Montaje: Richard Learoyd.
Diseño de producción: Steven Jones-Evans.
Australia, USA 2009

Nicolas Cage una vez más en la gran pantalla haciendo una película de esas del montón con las que se rellena la cartera entre gran y gran interpretación. Irregular carrera la de este buen actor, que es capaz de meterse en la piel de los personajes más variopintos, pero que en esta ocasión no ha debido desgastarse demasiado psíquicamente para esta interpretación.

Como se ríe el jodioOtra vez, también, los traductores de títulos se han llenado de gloria sacándose un título de los mismísimos, algo tan habitual como penoso. Y por si quedaban tópicos, una vez más, y seguro que no es la última, vemos la ciudad de Nueva York devastada.

La historia flojea por los todos los lados. El protagonista es un profesor universitario a cuyo hijo le es entregada una hoja llena de números escrita por una extraña niña 50 años antes. Por arte de birlibirloque Cage descubre que los números son fechas y coordenadas de todos los desastres que han ocurrido en esos 50 años. Además para confirmarlo, asiste a las últimas catástrofes que aún queda en la hoja antes de la última: el fin del mundo.

avión al sueloLas cosas que van sucediendo en la película muchas veces no se justifican. Los personajes reaccionan de forma cambiante y no hay nada positivo que pueda destacar a no ser los efectos especiales en algunos de los momentos que son buenos, pero nada sorprendente ni novedoso, a pesar de que los productores han vendido a bombo y platillo el uso de las nuevas cámaras digitales Red One con las que se ha rodado la peli.

Parece que el guión, escrito con tantas manos, se les haya acabando yendo de las ídem y al final se la juegan con una resolución de la historia que tiene su lectura religiosa. De hecho la propia historia pasa de enfrentar ciencia y religión con los personajes de Cage y su padre, a unirlas en cierto modo.

¡Ah! Tanto el trailer como el cartel son unos revienta películas. Tenían que llevar un enorme SPOILER.

Web Oficial | Inglés | Español

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: