Sin control

Cartel de la película Sin ControlDirección: Mikael Håfström.
País: USA.
Año: 2005.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Clive Owen (Charles Schine), Jennifer Aniston (Lucinda Harris),
Melissa George (Deanna Schine), Vincent Cassel (LaRoche), RZA (Winston Boyko), Xzibit (Dexter),
Addison Timlin (Amy Schine), Giancarlo Esposito (Detective Church), David Morrissey (Sam Griffin),
Guión: Stuart Beattie; basado en la novela de James Siegel.
Producción: Lorenzo di Bonaventura.
Música: Edward Shearmur.
Fotografía: Peter Biziou.
Montaje: Peter Boyle.
Diseño de producción: Andrew Laws.

Sin Control es la típica película aburrida que al final, con un efectivo golpe de efecto trata de enmendar el desaguisado anterior.

Se podría vender como un eficaz alegato contra la infidelidad, ya que al protagonista. Charles, (Clive Owen), el echar una canita al aire con la joven Lucinda (Jennifer Aniston), a la que conoce en un tren cuando va por las mañanas a trabajar, y la cual se ofrece a pagarle los nueve dolares del billete, que Charles no tiene, le lleva por el camino de la amagura, viéndose envuelto en un chantaje, y en varias muertes a las que se ve abocado, como consecuencia de la entrada en su vida de Lucinda.

Clive Owen y Jennifer Aniston en Sin ControlEl malo de la película es el francés Vincent Cassel (LaRoche), al que se le dan muy bien los papeles de macarra. La película durante su primera hora resulta tediosa, y la química entre Aniston y Owen es inexistente (¿cómo es posible que Aniston sea considerada una de las mujeres más sexys del mundo mundial?. El encuentro de los dos en el tren y la posterior unión carnal truncada es irrisoria, así como las charlas previas al acoplamiento.

Para rizar más el rizo, Charles y su mujer (la cornuda) están ahorrando desde hace siete años, para poder comprar una máquina que permita a su hija, afectada de diabetes tipo 1, llevar una vida de mayor calidad.
Cuando Charles se desprende de ese dinero víctima del chantaje al que le somete LaRoche (el cual aparece en escena la noche en la que los dos amantes de Teruel, se lían en un hotel, y luego se dedica a chantajear a Charles pidiéndole cuantiosas sumas de dinero a cambio de no irle con el cuento a su mujer), al no querer contarle a su esposa a que dedica el tiempo libre, llevará a cabo un calculado plan para recuperar lo que es suyo y hacer que los malos críen malvas.

Si hay que destacar algo de esta desangelada producción me quedo con Clive Owen (visto en Closer) que sin hacer un papelón esta convincente, por lo demás la película es mediocre y como decía al principio en los minutos finales con unos cuantos golpes de efecto, las piezas encajan, de modo forzado, para lograr un modesto resultado, pues como película de suspense deja bastante que desear.

Enlaces IMDB | Página oficial

2 comentarios en “Sin control”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: