The Cooler crítica película

Dirección: Wayne Kramer.
País: USA.
Año: 2003.
Duración: 103 min.
Interpretación: William H. Macy (Bernie Lootz), Alec Baldwin (Shelly Kaplow), Maria Bello (Natalie Belisario), Shawn Hatosy (Mikey), Ron Livingston (Larry Sokolov), Paul Sorvino (Buddy Stafford), Estella Warren (Charlene), Arthur J. Nascarella (Nicky Bonnatto), Joey Fatone (Johnny Capella), Ellen Greene (Doris).
Guión: Wayne Kramer y Frank Hannah.
Producción: Sean Furst y Michael A. Pierce.
Música: Mark Isham.
Fotografía: James Whitaker.
Montaje: Arthur Coburn.
Diseño de producción: Toby Corbett.
Vestuario: Kristin M. Burke

Pequeña producción que nos mete de lleno en el mundo de los casinos, de mano de un perdedor, un gafe que hace de tal y cuya misión es templar la buena suerte de aquellos afortunados a los que la diosa fortuna sonríe al tiempo que atiborran sus bolsillos de fichas canjeables por dólares.

El gafe es Bernie Lootz (W.H.Macy) que da vida a este perdedor, que todo cuánto toca lo convierte en una mierda, hasta que conoce a una chica que trabaja de camarera en el Casino, y de la cual se enamora, y decide dejar el casino y hacer una nueva vida junto a ella.

La gran pregunta es saber si su mala suerte puede cambiar (o bien si va ligada a su destino de forma inherente) y si el haber conocido a esa chica, supondrá el punto de inflexión en su lúgubre y triste existencia.

El jefe del casino Shelly Kaplow (Alec Baldwin) es un tío violento, de mano ligera, habituado a impartir su ley en forma de tundas y palizas varias a todo bicho viviente que ose a interponerse en su camino, el cual no está dispuesto a que su gafe, que tan buenos resultados le ha dado hasta el momento, se de el piro.

La atmósfera en la que se desarrolla la trama se hace irrespirable, en ese mundo luminoso de los grandes casinos, dónde todo es puro artificio. Por eso el gafe, quiere huir de ese ambiente, cambiar de aires. Pululan por la zona, el hijo del gafe y su mujer (interpretada por Estella Warren con unos kilos de más).

Hay varias escenas de cama, de alto voltaje, en la que los actores se despelotan a gusto y vemos a una Maria Bello en todo su esplendor. Memorable la escena en la que W.H Macy y Maria Bello simulan estar echando el polvo más salvaje del mundo, golpeando con el cabezal de la cama y los puños la pared para demostrar a su vecino que él, también es capaz de «joder» a los demás en los dos sentidos.

The Cooler, es una pequeña producción interesante, bien interpretada, con un final que abre una puerta a la esperanza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: