The Messenger

The messenger cartel películaTítulo original: The messenger
Dirección: Oren Moverman País: Estados Unidos
Año: 2009 Duración:110 min. Fotografía: Bobby Bukowski
Guión: Alessandro Camon, Oren Moverman
Maquillaje: Colleen Callaghan, Fabian Garcia, Joseph Farulla, Sharon Burke
Montaje: Alexander Hall
Música: Nathan Larson
Género: Drama, Romance, Bélico
Reparto: Jena Malone, Ben Foster, Woody Harrelson, Samantha Morton, Eamonn Walker, Gaius Charles, Peter Friedman, Merritt Wever, Halley Feiffer, J.D. Daniels
Productora: Mark Gordon Company, The, Reason Pictures, All the Kings Horses, Ominlab, Sherazade Film Development

The Messenger trata el quehacer laboral de dos soldados americanos encargados de comunicar a las familias las pérdidas de sus hijos en el frente de batalla, en esta ocasión en la guerra de Irak. Así en la película veremos con grandes dosis de verosimilitud cómo se lo toman los padres, las novias o mujeres de los difuntos, todos ellos destrozados por el dolor que experimentan con el desgarro de la pérdida de un ser querido. Unos no comprenden cómo habiendo hablado hace unas pocas horas con su hijo ahora éste puede estar muerto, hay un padre que no sabe que su hija está casada con un soldado hasta que le dan la noticia en el domicilio, otra que siente que lo ha perdido dos veces, una cuando se fue y ahora que ya no volverá a irse más, etc.

A fin de remarcar los caracteres por contraste, uno de los miembros de la pareja de mensajeros, Tony es un soldado avezado, impasible, chulesco, que da la noticia de la muerte marcado por la profesionalidad, transmitiendo el mensaje, sin implicarse emocionalmente, sin tocar a los comunicados.
A la labor se une un nuevo compañero, Will, un joven que ha llegado del frente, con problemas en su ojo a causa de la metralla, que no consigue hacerse con la situación, pues lo que ve y oye no le gusta, ya que muchos familiares cargan las tintas y su ira con el primero que pillan, en este caso la pareja de mensajeros a quien tildar de cobardes, por no estar en Irak, jugándose la piel como los difuntos.

A medida que los mensajeros se conozcan mejor irán desvelando sus más íntimos secretos, y afrontarán el día a día recurriendo al alcohol, buscando un amor imposible,si bien sienten que caminando sin brújula es muy fácil acabar perdiendo el norte, y ahí es donde la amistad hace de pegamento, de sustento, de horizonte despejado, de tabla de salvación, porque tanto Tony como Will a pesar de parecer dispares sufren los mismos traumas.

Todo soldado que ha estado en la guerra vuelve con la frustración metida en el cuerpo, pues sienten que a nadie le importa una mierda qué les pueda pasar en el frente, a miles de kilómetros de sus hogares, dado que nadie a su regreso entiende su dolor, prestándoles escasa atención a sus vivencias, que apenas pueden verbalizar. No es este el tema principal de la película, pero siempre está ahí presente en cualquier película o libro bélico.

A destacar las buenas interpretaciones tanto de Woody Harrelson, Ben Foster como de Samantha Morton, logrando los dos últimos secuencias de gran intensidad emocional.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: