Anna (Luc Besson, 2019)

Cuando uno se plantea ver una película en casa, en esta época de múltiples plataformas de streaming, a veces se ve sobrepasado por la amplia oferta y por la dificultad para elegir qué ver.

Las plataformas utilizan algoritmos, supongo que complejos y que tienen en cuenta muchas variables para ponerte delante películas o series acordes con lo último que has visto (según su historial), con lo que pueda afinar con tus gustos (según sus análisis) o con lo que más han visto gente parecida a ti (según sus criterios). Dependiendo de tu exigencia, estas recomendaciones pueden quedarse en un quiero y no puedo y al final es difícil elegir, sobre todo si sois más de uno los que vais a poneros delante de la (ya no tan) pequeña pantalla.

En una de esas búsquedas para encontrar algo decente que echarse a los ojos, di con esta película de título poco esclarecedor, Anna, la supuesta protagonista. El rostro gélido y de una belleza soviética y austera de la actriz, Sasha Luss, no me resultaba conocido, pero era adecuado para la película de espías que parecía se me ofrecía.

Pero viendo el elenco que la acompañaba, con nombres como Helen Mirren, Luke Evans y Cillian Murphy, la cosa empezaba a prometer. Cierto que son intérpretes a veces arriesgados y que han hecho un poco de todo, pero viendo el trailer, estaba ya convencido.

Aún quedaba un aliciente más. La película está escrita y dirigida por un especialista en este tipo de películas y en retratar a mujeres poderosas que ejercen su fuerza sobre todo el que se cruza en su camino: el francés Luc Besson. Cuenta en su filmografía un buen puñado de títulos recomendables, ya sea El quinto elemento, El profesional (León), el clásico Nikita o la más reciente Lucy. Grandes actrices en su reparto y mucha acción y mamporros, rodados con exquisita pulcritud y sin dar tregua al espectador.

Justo es lo que prometía esta película y es lo que da. La historia está repleta de acción, de giros en la historia y de planteamientos que puedes seguir e intentar adivinar por donde saldrá la protagonista. Intentar seguir ese juego que nos brinda Besson es uno de los alicientes.

No, no nos muestra engaños u ocultaciones que no se ven venir. Una película no puede engañar al espectador mostrando cosas que no han pasado u ocultando cosas importantes que han pasado pero no sabemos. Aquí la importancia está en los detalles.

La historia es la del contra espionaje, los agentes múltiples, la eterna lucha entre soviéticos y estadounidenses y la gran profesionalidad de sus agencias secretas. Ahí la historia es coherente y las pequeñas pistas que se nos dan, esos pequeños detalles a los que me refería son los que nos dan las pistas para seguir la historia y lo que realmente está pasando en ella, no lo que se nos muestra que ha pasado.

El guión es en ese sentido muy inteligente y la forma de rodar de Luc Besson hace la historia astuta, agradable y creíble, hasta donde puede serlo una de este tipo, donde los espías usan sus tretas para salirse con la suya aunque sea teniendo que matar a un ejército entero de enemigos, con sus propias manos o salir de un edificio inexplugnable con la única ayuda de su intuición y su suerte. Pero es la parte esperada y de eso hay también una buena dosis aquí.

A mi me basta, me parece acertado todo lo que propone, su infinita acción y su historia a bandazos, su protagonista fría y arriesgada, sus secundarios de lujo y sus personajes y situaciones en ocasiones tópicos.

Trailer de Anna de Luc Besson

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: