Caminando entre las tumbas (Scott Frank 2014)

A_Walk_Among_the_Tombstones_poster_usa

Pocas cosas positivas o ninguna, puedo decir de esta plomiza producción que cuenta como actor principal con Liam Neeson, reciclado como heróe de acción, a quien hace nada vi también en Non-Stop.

Matt es un agente de policía que tras ir borracho y matar por error a un niño al disparar a tres malos, a los que manda al más allá, deja el cuerpo. Trabaja luego como investigador privado. Lo contrata un traficante, porque a su mujer la secuestran, paga el rescate y acaba muriendo. El narco, quiere venganza y Matt es el encargado de plantar cara a los asessinos, una pareja de zumbados, sádicos, quienes disfrutan hasta la saciedad (o mejor, hasta la suciedad), causando dolor a las víctimas que secuestran, que son mujeres de traficantes locales. El guión como ven es una sandez, la puesta en escena es plana, líneal, sin aliciente alguno, con una trama que avanza sin más hasta un final irrisorio, pues los malotes que parecen invencibles deciden dar la cara y se la endiñan hasta el fondo.

Matt en su investigación cuenta con un niño negro, un sabelotodo, más listo que el hambre, con quien Matt mantiene casi una relación paterno-filial. Nada funciona en este thriller previsible, violento, sin mordiente alguno, donde Neeson pasea su arma y da unos cuantos mamporros, sin ofrecer nada más, en esta película trillada que horripila y aburre a partes iguales. Si os quedan ganas de verla, haceroslo mirar.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: