Charlie y la Fábrica de Chocolate (Charly and the Chocolat Factory, 2005)

CharlieDirector: Tim Burton

Reparto: Johnny Depp (Willy Wonka), Freddie Highmore (Charlie Bucket), David Kelly (Abuelo Joe), Helena Bonham Carter (Sra. Bucket), Noah Taylor (Sr. Bucket), Missi Pyle (Sra. Beauregarde), James Fox (Sr. Salt), Deep Roy (Oompa Loompa), Christopher Lee (Dr. Wonka)

USA 2005

Original película en cuanto a su tratamiento, empezando por los créditos iniciales, aunque no en su argumento porque realmente es un remake que no aporta mucho en cuanto a la historia.

El creador es Tim Burton y su fascinante aspecto visual recuerda mucho su anterior trabajo, Big Fish, por su colorido, la actitud alegre y optimista y el mundo de fantasía en el que se mueven unos singulares personajes. Este caso es distinto, porque si Big Fish era una historia aderezada de fantasía, este es un cuento al más puro estilo, una historia infantil, con el inconfundible toque personal de Burton y su colega Johnny Depp, pero que curiosamente no ha variado mucho respecto a la película original.

Yo creo que es de las que se ven con una sonrisa en la cara, entretienen y punto, porque sabes que no te vas a encontrar a un personaje de esos por la calle, excepto quizás al del niño, Freddie Highmore, que ya coincidió en el anterior trabajo de Depp, Descubriendo Nunca Jamás, y que tiene una naturalidad que a veces es difícil encontrar en los actores de tan corta edad, y que le hizo sonar el año pasado para las nominaciones a los Oscar, ya que ganó unos cuantos premios por esta interpretación, pero al final se quedó a las puertas. Hay muchos ejemplos de actores infantiles que han empezado fuerte y al final se han quedado en nada, y ahora es mucho más sencillo, porque en cuanto aparece algún niño con un poco de carisma, con lo necesitada que está la industria, lo explotan todo lo que pueden mientras dure y al final la cosa suele acabar mal para el propio chaval. El ejemplo más extremo es de Maculay Culkin y no sólo él, sino el resto de hermanos que también se han metido a actores desde niños.

WillyMuy pegadiza la musiquilla de Willy Wonka, de la que se ha encargado Danny Elfman, así como las distintas canciones que cantan los enanitos. En ese sentido, aunque la película es entretenida, uno de los trailers que se hicieron para promocionarla y usaba la misma canción de Willy Wonka era especialmente bueno.

La escena: en el laboratorio, alegoría del nacimiento de una nueva era con la imagen en un televisión de 2001: Una Odisea del Espacio con la música de fodo, Así Habló Zarathustra y todo. En otro momento hasta se oye la Macarena… Aaaaaaay.

La moraleja no es que siempre gana el que no hace nada, aunque le suceda aquí al niño protagonista y enla tele a los de Gran Hermano.

En IMDB | Charlie y la fábrica de chocolate | Willy Wonka y la fábrica de chocolate

Enlaces | Otra Crítica en Cuak!! de esta película

Web Oficial | España | USA | Reino Unido

Advertisements

2 comentarios en “Charlie y la Fábrica de Chocolate (Charly and the Chocolat Factory, 2005)”

  1. «La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño» – Friedrich Wilhelm Nietzsche –
    No hace falta ser niño para adentrarse en su mundo y sentir como tal. Quizá esta sentencia de Nietzsche te permita entender por qué no te llegó al corazón la película, o, al menos por qué tu razonamiento es incorrecto: no «deberías ser niño» para entender como siente uno, basta con no olvidar que una vez lo has sido.

    Responder
  2. Segunda (que yo sepa) adaptación al cine de la maravillosa obra de Roald Dahl.
    Ya en 1971, Mel Stuar dirigió «Un mundo de fantasía», con Gene Wilder como protagonista. Hoy en día está considerada como una cinta de culto, aunque en el momento de su estreno las críticas fueron dispares, sobre todo tras proclamar Dahl a los cuatro vientos que no le había gustado nada.
    Esta segunda adaptación es francamente buena, en todos los sentidos, aunque no perfecta ni maravillosa, como se ha dicho por ahí.
    El espíritu de la obra de Dahl está perfectamente plasmado en la cinta, lo que ya es meritorio.
    A través de una sugestiva puesta en escena, llena de imaginación y fantasía, tal y como nos tiene acostumbrados el bueno de Tim Burton, nos transporta a un mundo de imágenes y sensaciones, de sabores y de ensoñación. Lo hace de forma brillante y creativa, aunque un tanto desigual para mi gusto.
    Lo mejor, para mi gusto, es todo lo que sucede precisamente antes de entrar los niños a la fábrica. La presentación de los personajes, tanto de los niños como de sus familiares. Luego, dentro de la fábrica, hay maravillosos momentos, como el capítulo de lar ardillas, con mucho humor socarrón, pero también hay algo de dispersión. Pero justo es reconocer que todo es aleccionador y positivo, una especie de mandamientos para niños y familiares, sobre lo que no se debe hacer o cómo no se debe ser.
    Y sobre esto debo comentar algo negativo, aunque no se deba achacar al film. Y es cómo se han doblado al castellano las canciones del film.. Al esta cantadas de esa forma y por esos peculiares personajes diminutos, las letras, una vez dobladas, se entienden francamente mal. Una pena pues son maravillosas voces, pero muchas veces la letra queda sepultada bajo la música. Supongo que las canciones se han doblado al pensar los distribuidores que a los niños no les gustará leer letras, pero el resultado deja que desear.
    Técnicamente es fantástica la película, con una impresionante dirección artística , una bella fotografía, majestuosa (pero que ya suena a oída) música a cardo de Danny Ellfman, y unas buenas interpretaciones a cargo de los personajes maduros y excelentes de los niños, sobre todo de la niña repelente totalmente consentida por un padre riquísimo (Julia Winter).
    Una buena película, que podría haber sido una pequeña obra maestra, pero que, creo yo, no llega a ello al tener, como ya es norma en los films de Burton, algún momento descompensado y alguna escena cara a la galería. Aunque el pero más importante que yo le pongo es su falta de emoción, a diferencia de su mágico trabajo anterior «Big Fish». Quizás este no era el caso, pero la verdad es que la historia, en sí, no me llegó al corazón, aunque para ello quizás debería ser un niño.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: