Cine vs literatura

Definitivamente el mundo del cine está mucho más adocenado y anquilosado que el mundo de la literatura. En el cine es moneda de cambio corriente que se hagan versiones de películas. Casi siempre ocurre que la nueva versión es bastante peor que la primera, y el interés de acometer el nuevo proyecto solo atiende a la comodidad y oportunidad de sobre una base ya establecida, cambiando los actores y retocando alguna escena tener el producto final a la venta. Un producto que si funcionó bien en su día se espera obtenga el mismo éxito.

Recientemente he visto varias películas que eran versiones; Terror en la niebla, Crimen Perfecto, La señal, por citar algunas, otras como King kong o atraco a las tres, tampoco obtuvieron el beneplácito de la crítica.
Esa falta de ideas, en cuanto a los guiones originales lo explica el hecho de que un alto porcentaje de las películas se basen en novelas. Lo mismo ocurre con las sagas, exprimiendo hasta la saciedad la gallina de los huevos de oro. Salvo sagas ejemplares como El Padrino o Indiana Jones ( donde las tres entregas mantienen un nivel de calidad similar), la mayoría de las veces tendríamos de sobra con una única película, pues las segundas partes suelen ser infumables y de las restantes mejor no hablar. ( Stallone, el cual dijo tras Copland que iba a hacer cine serio y de calidad, a sus cincuenta años largos, ahora que no levanta cabeza, ataca en el 2006 con otra película de Rocky, la sexta de la colección y parece que también habrá Rambo IV) y no solo se hacen secuelas si no también precuelas ( como en la saga del Silencio de los corderos con El dragón rojo o de Batman, con Batman Begins)

Me preguntaba si esto de las versiones sería también extensible al mundo de la literatura. Que por ejemplo alguien tuviera los redaños de versionear El Quijote por ejemplo, y reescribirlo adaptándolo a los tiempos que corren, empleando nuevos vocablos que antes no existían, creando nuevos personajes, y por qué no, nuevas tramas argumentales. Me temo que no funcionaría, se consideraría un mal plagio. Pero con el cine no pasa nada, se calca una película antigua, estrenándola en color, se hace algún cambio y la gente va al cine tan contenta, la mayoría de las veces por que las películas originales quedan muy lejos en el tiempo, y como no han sido vistas en su día, es muy difícil la comparación. Las productoras, tampoco en su gastos de marketing hacen hincapié en ello, por que creo que en el fondo saben que las versiones desmerecen los originales.

Y no solo se hacen remakes de películas antiguas, si no también de películas que son éxitos de taquilla en otros países y se adaptan al estilo patrio de cada país, como ocurrió con Abre los Ojos de amenabar que luego la hicieron los Americanos, nada menos que con Tom Cruise a la cabeza. Con La señal, o La huella, éxitos del cine asiático, ocurrió lo mismo. Fueron pésimas adaptaciones. Algo falla en el mundo del cine cuando todo es reiteración, cuando las películas se fotocopian unas a otras sin pudor. El balance al final de cada año, arroja muy pocas películas de calidad, ya que está todo muy trillado y es difícil que a algo se le pueda colgar la etiqueta de «original». En esto influye la sobreproducción de películas, y al final la media resulta muy mediocre.

En España se ruedan más de cien películas al año, de las cuales, salvo las que corresponden a las vacas sagradas de nuestro cine ( Amenabar, Almodovar, Aranda, Trueba, León de Aranoa, Santiago Segura, por citar algunos), la mayoría pasan por el cine sin pena ni gloria, aguantando una par de semanas como máximo en cartel, unas sin motivo ( Pasos, Vida y color, La noche del hermano, Heroína..) y otras con él ( Hot Milk, Síndrome, La monja).

Lo mejor de todo es que el año en el cual Santiago Segura, Almodóvar o Amenabar no estrenan películas, las cifras de la recaudación van a la baja, el nº de espectadores se reduce drásticamente, y el resultado final es un mal año para el cine Español. Torrente 3 recaudó más de tres mil millones de las antiguas pesetas, a lo que habrá que sumar ingresos por venta y alquiler de dvd y derechos por emisión en televisión . ¿ A eso se reduce nuestro cine? ¿A Torrentes en busca de siete vírgenes, nadando mar adentro mientras Camarón toca las palmas ?

Advertisements

1 comentario en «Cine vs literatura»

  1. Pues no estaría yo tan seguro que en literatura no se hacen reescrituras y versiones. En su momento la segunda parte del Quijote fue un fake como una casa y después de leer el archipopular Código Da Vinci, te lees otra novela de Dan Brown, Ángeles y Demonios y te da la sensación de ser un refrito.

    Además hay que tener en cuenta un dato vital: el cine sólo tiene 100 de vida… hay tiempo todavía para muchos devaneos.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: