Crítica película animación Klaus

Si quieres ver una película con los peques de la casa estas Navidades, este es un buen título para hacerlo.

Una película de animación española, a pesar de lo internacional de las voces de doblaje en su versión original.

Llegó incluso el año pasado a estar nominada al Oscar como mejor película de animación. No ganó, como tampoco lo hizo en los Goya de 2020, donde además de como película de animación, logró también una nominación a la mejor canción original.

Se nos cuenta la historia de un cartero es destinado a una remota isla donde los 2 clanes rivales viven entre el odio que se tienen y toda la población está sumida en esa negrura que se provoca. El cartero solo quiere conseguir abrir la oficina que le han encomendado y largarse de allí cuando consiga el objetivo de entregar 6.000 cartas.

Pero en su camino se cruza un enigmático hombretón, llamado Klaus, que ha fabricado un montón de juguetes y al que los niños envían cartas para que les regale uno, que es lo que sucede con el primer niño que por casualidad lo hace.

Ese primer hecho de bondad irá haciendo cambiar a toda la población y la historia pondrá los pilares del mito de Santa Klaus.

Es muy propia para niños, de animación clásica, pero la historia es elaborada y se hace muy entretenida, se puede disfrutar con cualquier edad. La tenéis en Netflix.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: