Crítica película Bajocero (2021)

Hablamos de Bajocero, todo junto, la española. Ojo, no confundir con Bajo Cero, separado, que es una película que tiene unos 15 años dirigida por Frank Marshall. Supongo que por eso el absurdo de ponerlo junto, para poder distinguirlas. No sé lo que la RAE opina de esto.

Pero yendo al grano, hay que decir que, a pesar de ser una historia que engancha y tiene acción, me ha desilusionado en parte por el hype que había creado, que no cumple las espectativas. Sobre todo con lo referente al personaje de Karra Elejalde, que querían mantener en secreto y no entiendo la razón. Antes de mitad del metraje ya sabes lo que se trae entre manos y lo que intenta, y no deja de ser un personaje que clama venganza y quiere respuestas además de tener unos métodos que no son muy ortodoxos.

Lo que más destacaría es ese ritmo que tiene toda la película, mezclando sabiamente las cosas que no sabes, con las que te van dando poco a poco. Aunque como digo al final no es para tanto y las motivaciones de los personajes no dejan de ser arquetípicas.

Hay partes que cuesta algo de creer, sobre todo en como se cierra al final, pero sin aportar nada novedoso, cumple lo suficiente con una película de intriga, acción y una trama bien llevada sin ser original.

Las interpretaciones sí que me parecen excelentes. El elenco actoral es de los ya consagrados, como Luis Callejo o Andrés Gertrudix, de los que darán que hablar como Patrick Criado y por supuesto la pareja de protagonistas principales Javier Gutiérrez y Karra Elejalde que no necesitan adjetivos y son una apuesta segura en cualquier película o serie.

Sin hacer spoiler, pero diré que el final es un final realmente triste, porque todos los implicados pierden, intuyo que hasta el personaje de Luis Callejo. Es lo que engendra la violencia, sea al nivel que sea, que siempre hay un porcentaje de pérdida que hace que no haya vencedores, sino perdedores en mayor o menor medida, que son asimilados a ganadores.

Es cine español muy bien hecho, pero es una lástima que la historia no acompañe un poco más y nos dé algo diferente. Al final se queda en un entretenimiento que sí, has pasado un rato entretenido, pero sin más, no te deja pensando ni te dan ganas de volver a verla.

Ni siquiera la escena en que el furgón se cae al lago helado, a la que parece que sí le han querido dar más auge, tiene una relevancia especial. Es una más.

Y por cierto, curiosidad, a ver si después de verla os suena esta escena de Robocop.

Nuestra puntuación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: