Cry Wolf crítica película

Cry Wolf cartel películaDirección: Jeff Wadlow.
País: USA.Año: 2005.
Duración: 90 min.Género: Thriller, terror.
Interpretación: Julian Morris (Owen Matthews), Lindy Booth (Dodger), Jared Padalecki (Tom), Jon Bon Jovi (Rich Walker), Sandra McCoy (Mercedes), Kristy Wu (Regina), Jane Beard (Srta. McNally), Gary Cole (Sr. Matthews), Jesse Janzen (Lewis), Erica Yates (Becky).
Guión: Jeff Wadlow y Beau Bauman.
Producción: Beau Bauman.Música: Michael Wandmacher.
Fotografía: Romeo Tirone.Montaje: Seth Lewis Gordon.
Diseño de producción: Martina Buckley.Vestuario: Alysia Raycraft.

Con bastante retraso llega a nuestras pantallas, Cry Wolf, película que se estrenó en los Estados Unidos en septiembre de 2005.

A veces el título de la película nos permite a «grosso modo» hacernos una idea de por donde pueden ir los tiros. En el caso de «Cry Wolf», en lugar del título es el cartel de la película, el cual una vez vista la película no nos da pistas, sino que nos desvela el misterio en toda su magnitud.

Del mismo modo las frases que aparecen en el carátula:
Evita sospechas
Manipula a tus amigosElimina a tus amigos

Ya nos dice a las claras que va a suceder

La acción transcurre en la academia privada de Westlake, a donde llega el joven Owen. Al poco de llegar hace amistad con algunos alumnos. Su llegada coincide con el asesinato de una lugareña. A los jóvenes se les ocurre la idea de crear un imaginario asesino en serie en la escuela. Para ello se inventan una historia que luego vía correo electrónico hacen llegar a todos los alumnos.

En un primer momento, dejándonos llevar por la previsibilidad Cry Wolf se nos antoja como la típica película de adolescentes con las hormonas a flor de piel y el cerebro de aire comprimido que van a sesr eliminados uno a uno por el malo de turno ya sea con un cuchillo una motosierra o a perdigonazos.

Pero no, Cry Wolf, juega al despiste y nada es lo que parece. Así que en lugar de encontrarnos con un producto de terror psicológico más bien nos vemos ante una película de suspense, en cuyo final se dará la explicación de por qué ha tenido lugar todo lo anterior, para no dejar cabos sueltos y dejar nuestra curiosidad satisfecha.

Se agradece que la película apenas dure ochenta minutos, porque la historia no da mucho de sí.
No hay brillantes efectos especiales, ni caracterizaciones asombrosas, ni nada parecido. Las interpretaciones casan bien con un producto de esta características, marcadas por la superficialidad. Vemos el careto a Jon Bon Jovi, que se empeña en querer ser actor (de momento sin conseguirlo).

Cry Wolf no aporta nada nuevo al género, pero se deja ver, sin especial interés, apuntando como algo positivo ese cambio de rumbo de la historia que permite darnos algo diferente a lo esperado en un primer momento, con un ingenioso final.

Como se ve en ese otro cartel, al menos en éste el asesino lleva un gorro de lana naranja y podemos dirigir nuestras sospechas hacia él, no como en el cartel con que se ha estrenado la película Cry Wolf en España, que ha sido un fallo garrafal, al mostrar a una colegiala cuchillo en ristre.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: