Dredd (Pete Travis 2012)

Película 3D: Dredd.
Dirección: Pete Travis.
País: Reino Unido. Año: 2012.
Duración: 98 min.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Interpretación: Karl Urban (juez Dredd), Lena Headey (Ma-Ma), Olivia Thirlby (Anderson), Wood Harris (Kay), Langley Kirkwood (juez Lex), Junior Singo (Amos), Luke Tyler (Freel), Jason Cope (Zwirner), Domhnall Gleeson (Clan Techie), Warrick Grier (Caleb). Guion: Alex Garland; basado en los personajes creados por Carlos Ezquerra y John Wagner.
Producción: Alex Garland, Andrew Macdonald y Allon Reich.
Música: Paul Leonard-Morgan. Fotografía: Anthony Dod Mantle.
Montaje: Mark Eckersley.
Diseño de producción: Mark Digby.
Vestuario: Michael O’Connor y Diana Cilliers

Por sus obras los conoceréis dicen los Evangelios. Y por su mentones también, o eso digo yo que pensará Karl Urban el actor que encarna al juez Dreed, quien equipado con un traje de latex bien ceñidico, marcando musculatura varia y un casco en el que solo se ve el mentón, no asoma el rostro en toda la película. Por lo que igual que Karl Urban podían haber metido a cualquier actor, porque el hecho de que no se te vea la cara en ningún momento no acabo de verlo.

Tras este proemio cuajado de reflexiones estériles pasamos a hablar de la película, que es lo que nos ocupa. Dredd me ha gustado y eso que no tenía ninguna fe puesta en ella. Sí, la clave está en la falta de expectativas. La vi por compromiso y al final no me pena haberla visto.
Si habéis visto la película que hizo Stallone dando vida al juez Dreed, que pasó casi sin pena ni gloria, a no ser porque Stallone nos enseñaba el miembro en una toma (rectifico, eso fue en Demolition Man o Morcillonas Man), os podéis hacer una idea bastante aproximada sobre el contenido de la historia.

La historia en sí es bastante simple. Hay una fenomena, mala a más no poder, capaz de llevar a cabo todas las perrerías del mundo juntas que vive en un edificio, un muladar espiritual, en el que ha impuesto su religión. Todo pasa por la violencia, y acatas su norma o te envía al otro mundo con la cabeza reventada, sin ojos, abierto en canal, o sin cabeza. A ese edificio llegan Dredd y una novata, en prácticas, experta en psicología, quien es capaz de leer las mentes, una tal Anderson (que os sonará de la peli Juno o de la serie Gossip Girl).
Una vez en el edificio toda la película transcurre en el interior del mismo. La mala, llamada Ma-Ma quiere cepillarse a los agentes de la ley y estos que tienen ya el culo pelado y saben más que los ratones colorados no están por la labor de ponerles las cosas fáciles a Ma-Ma y los suyos, además da la casualidad de que los agentes de la ley son más inteligentes que los malos que a casi todos les falta media aguada.

Así que en ese juego del gato y el ratón, hay asesinatos a mansalva, tiroteos y explosiones varias, violencia gratuita y mucha adrenalina que rezuma casi en casa escena, las cuales son impactantes y bien coreografiadas.

Dredd es a la postre una película de acción bastante entretenida, que sin pretender aportar nada nuevo, que nada aporta, se ve con cierto agrado, pues no da gato por liebre y su violencia apocalíptica engancha.

2 comentarios en “Dredd (Pete Travis 2012)”

  1. La película es muy entretenida, lo que no me gustó fue el vestuario, pues para una película de ciencia ficción me parece algo anticuado

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: