El dilema de la redes

El dilema de las redes es un documental de Netflix que trata de aproximarnos el mundo de las redes sociales y las amenazas a las que nos vemos expuestos. Los documentales son al mundo del cine lo que el ensayo a la literatura, una aproximación, un tanteo. No hay en el documental un aluvión de cifras o datos, sino que lo que se recogen son un buen puñado de opiniones de gente joven que formaron parte de los primeros equipos de las redes sociales que pusieron en marcha Twitter, Facebook, Instagram etcétera. Ahora que ya están fuera de esas empresas tienen cierta capacidad crítica para ser capaces de enjuiciar cuál fue su trabajo. Esas empresas buscan antes y ahora aumentar de forma exponencial sus usuarios, y esto solo se consigue de una manera aumentando la adicción a sus productos. Lo que cualquiera de estas redes sociales tiene como objetivo es que pasemos el mayor número de tiempo posible en ellas. O lo que viene a ser lo mismo, que les cedamos una parte importante de nuestras vidas, y también de nuestra preciada intimidad. Es evidente que si uno pasa cinco horas o más al día en estas redes sociales es tiempo que sustrae a cualquier otra actividad, ya sea leer, hacer ejercicio, estar con su familia, realizar un voluntariado, etcétera.

Explica uno de los exdirectivos de Facebook el éxito mundial que supuso la manita con los likes. Este tipo de ardides tratan de tener a la persona continuamente mirando la pantalla de su móvil, en vilo, aumentando su ansiedad, pendientes de las notificaciones, de los reconocimientos, por la vía del like, del retweet. Sí que comentan que en Estados Unidos ha habido un aumento de los suicidios entre la gente más joven, de 13 y 14 años y esto lo achacan, aunque tampoco hay ninguna evidencia al uso y abuso de las redes sociales y cómo a los más jóvenes les crea frustración y malestar el no obtener el reconocimiento que creen merecer en forma de número de seguidores, likes, etcétera. Fuera de ese entorno virtual en el que todo es posible y va la hostia de rápido, la realidad se torna gris, plomiza, lenta, jurásica.

Una de las amenazas de las redes sociales es la proliferación cada vez mayor de las fake news, existe más información que nunca y a su vez más desinformacion. Se cuenta el caso de un baloncestista famoso que después de pasar unas cuantas horas en internet consultando a saber qué foros llegó a afirmar públicamente que la tierra era plana. La Ilustración ha dejado paso a la negación, y parece ser que la cultura, ejerce hoy un leve contrapeso, ante ciertos comportamientos irracionales que cada vez toman más fuerza.

Para aquellos que ya estén convencidos de que pasar cinco horas al día en internet, entre whatsapp, facebook, twitter,tiktok… es estar enganchado, el documental lo disfrutarán, el resto seguirán con las anteojeras puestas.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: