El libro negro crítica película

El libro negro cartel películaDirección: Paul Verhoeven.
Países: Holanda, Reino Unido, Alemania y Bélgica.
Año: 2006.
Duración: 145 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Carice van Houten (Rachel Steinn/Ellis de Vries), Sebastian Koch (Ludwig Müntze), Thom Hoffman (Hans Akkermans), Halina Reijn (Ronnie), Christian Berkel (general Käutner), Waldemar Kobus (Günther Franken), Derek de Lint (Gerben Kuipers), Michiel Huisman (Rob), Peter Block (Van Gein), Dolf de Vries (Sr. Smaal), Ronald Armbrust (Tim).
Guión: Paul Verhoeven y Gerard Soeteman; basado en un argumento de Gerard Soeteman.
Producción: San Fu Maltha, Jens Meurer, Teun Hilte, Jos van der Linden, Frans van Gestel y Jeroen Beker.
Música: Anne Dudley.
Fotografía: Karl Walter Lindenlaub.
Montaje: Job ter Burg y James Herbert.
Diseño de producción: Wilbert van Dorp.
Vestuario: Yan Tax
Título original: Zwartboek

La principal virtud de «El libro negro» es su capacidad para entretener, con una historia plagada de peripecias, traiciones, sexo, en donde se van encadenando los episodios y las aventuras con un buen sentido del ritmo, que no es óbice para que las dos horas y media que dura la película se hagan un poco pesadas. No le hubiera venido mal a la película una poda, para haber brotado con más fuerza.

Carice van Houten (Rachel Steinn/Ellis de Vries), Sebastian Koch (Ludwig Müntze) en el Libro NegroLa película transcurre durante la Segunda Guerra Mundial en la Holanda ocupada por los Nazis, donde la judía Ellis de Vries, que salva el pellejo por los pelos, viendo desde el agua, como toda su familia es asesinada a manos de los nazis, con más vidas que un gato, es capaz de sobreponerse a las situaciones adversas que se le presentan e incluso está dispuesta a dar su vida por la Resistencia, si bien ello le supone pagar un precio: acostarse con el alto mando de las SS Ludwig Müntze

No hay que buscar aquí un fresco histórico de lo que fueron esos años de guerra, si los Holandeses fueron unos adalides de la libertad o unos colaboracionistas, o si se dejaron llevar por la pasividad, ya que con tono frívolo, lo que Paul Verhoeven (director de películas como Desafío Total, Robocop, Las delicias turcas, Showgirls o Instinto Básico) pretende, es entretenernos, hacernos pasar un rato divertido, no darnos lecciones de historia, siguiendo las andanzas de Ellis, viendo como esta mujer es capaz de sortear a la parca, y aún estando en todos los saraos, salir siempre bien parada, mientras a su alrededor se cometen asesinatos, traiciones, incluso dentro de su propio grupo, en un «sálvase quien pueda» constante.

Carice van Houten en la piel de Ellis es todo un acierto, pues ella sustenta la película, y su buen hacer queda patente en todas las situaciones ya sea como cantante, como amante, o como espia. Tampoco se cohíbe al rodar escenas de sexo, incluso de teñirse el pubis de rubio ante nuestros ojos, a las que Verhoeven es muy acostumbrado. Una de las razones por las que se vino a rodar a Europa ha dicho el director Holandés fue que el puritanismo americano le ponía excesivas trabas, cercenanando la película que el quería hacer, en la que no faltan desnudos.

El único mensaje que se podría sacar de la película es que los vencidos una vez liberados del pie opresor de sus torturadores, muchas veces se sitúan en muy poco tiempo al nivel de los torturadores, lo que viene a demostrar que al final todos somos iguales en las mismas situaciones y que unos ganan las guerras porque están mejor armados o tienen mejores aliados, igualados todos en crueldad y sadismo. En ese aspecto Verhoeven no es muy optimista en cuanto a la calidad de la naturaleza humana.

Advertisements

2 comentarios en “El libro negro crítica película”

  1. ¿Llegó a existir «el libro negro»?
    Estupenda película de género bélico y basada en hechos reales, y en donde nos encontramos con un Paul Verhoven extraordinario. La historia pués, nos traslada a la Segunda Guerra Mundial, y en concreto a una Holanda ocupada por los alemanes, y en un escondrijo donde se encuentra una cantante judia queda totalmente destruido por una bomba fortuita… Una brillante película, de verdad, yo creo de lo mejor realizado hasta la fecha por el poco afortunado director holandés, pero aquí reencontrándose consigo mismo, ya que también es el artifice de su sólido guión. Cuenta con una impresionante ambientación, dando la sensación de haber estado rodada en plena guerra, gracias como no, a una fenomenal fotografía de Karl Walter Lindenlaub. Muy buenas todas las escenas algunas de ellas verdaderamente impactantes, cosa que le hacen a uno de mantener el interés en todo momento, ya que tanto la acción como la emoción se dan la mano durante sus más de dos horas de metraje. Y en cuanto a los intérpretes, todos sensacionales, pero párrafo aparte para Carice Van Houten (toda una gran revelación), metida en la piel de Rachel Stein esa joven judia que se une a la resistencia al perder a toda su familia, extraordinaria (un papel expresamente pensado para ella). En fín, una estupenda película, que a pesar de su larga duración, se le hace a uno corta, ya que su ritmo narrativo es francamente extraordinario. Sobresaliente. Saludos.

    Responder
  2. cizar , a vos no te digo nada porque a los nazis como vos no se les discute se les combate. Considero que sos una victima de este sistema no sabe escribir y menos pensar.
    Al sr que escribió sobre el films : Sin entrar en detalles sugiero que vuelva a verlo ya que tiene errores sobre los nombres de los personajes y el argumento.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: