Giallo

GialloDirección: Dario Argento.
Países: Italia y Reino Unido. Año: 2009. Género: Thriller.
Interpretación: Adrien Brody (inspector Enzo Avolfi), Emmanuelle Seigner (Linda), Elsa Pataky (Celine), Robert Miano (inspector Mori).
Guión: Jim Agnew y Sean Keller; con la colaboración de Dario Argento.
Producción: Richard Rionda del Castro y Rafael Primorac.
Música: Marco Werba. Fotografía: Frederic Fasano.
Montaje: Roberto Silvi.
Diseño de producción: Davide Bassan.
Vestuario: Stefania Svizzeretto.

Una modelo con el cuerpo de Elsa Pataky es secuestrada por un taxista, convertido en un serial killer. Me pregunto si las modelos para desfilar por la pasarela, no deben tener una determinada altura, mayor a la de la actriz. Pero es que esta película abunda en el despropósito una y otra vez.

El taxista asesino despacha a sus víctimas, todas ellas jóvenes y de muy buen ver. El asesino es feísimo y está traumatizado ya desde chiquitirrín porque su piel era amarilla, de ahí que le conocieran con el sobrenombre de el amarillo (giallo en italiano).

El encargado de la investigación es el inspector Enzo Avolfi, con el careto de Adrien Brody. Es italoamericano, pero el tío no dice ni una sola palabra en la lengua de Dante y todas las conversaciones que mantiene son en inglés, incluso las que realiza con sus colegas carabinieri !!mande!!!

Esto supongo que atiende a tratar de dar a la película un cariz más internacional, que sea más vendible, lo cual visto lo mala que es la película se me antoja pretensión fallida, porque hay que estar muy mal informado o ser muy valiente para ir al cine a ver este ladrillo.

La modelo secuestrada tiene una hermana, que se convierte en la sombra de el inspector, y va con él a todas partes, formando sin comerlo ni beberlo parte activa de la investigación.

En cómo el asesino despacha a sus víctimas hay elementos gore, tales como dedos amputados, labios cortados, y mutilaciones varias.
La historia resulta plomiza de comienzo a fin. Nada reseñable en las interpretaciones. Me pregunto qué pensó Elsa Pataky cuando le ofrecieron el guión, obra de Dario Argento, (quizá rodar una peli con su noviete, si es que todavía son novios, que no lo sé) pues se pasa casi toda la película amarrada a una camilla, con la muerte sobre su cabeza, y bien regada con ketchup. Brody por su parte, con fumarse los cigarritos de antes y de los después ya tiene bastante.

Giallo no es más que una película de suspense donde el mismo brilla por su ausencia, donde todo es tan lento y pesado que Darío parece hacer todo lo posible para propiciar la espantada del espectador.
Terminé de verla, por poder comentarla y satisfacer a los millones de lectores (bueno, alguno menos) que nos siguen a diario, pero no porque quisiera acabarla ni mucho menos, pero el deber es el deber.

La película está rodada en Torino y es la primera vez que el guión no es de autoría en solitario de Dario Argento. La crítica la ha vapuleado. No se equivocan.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: