Long weekend

A long weekendDirección: Jamie Blanks.
País: Australia. Año: 2008. Duración: 88 min.
Género: Thriller, terror.
Interpretación: James Caviezel (Peter), Claudia Karvan (Carla), Robert Taylor, John Brumpton, Roger Ward, Lara Robinson, Gordon Waddell, Jude Beaumont, Garry McMullan, Everett De Roche.
Guión: Everett De Roche.
Producción: Gary Hamilton y Nigel Odell.
Música: Jamie Blanks.
Fotografía: Karl Von Moller.
Montaje: Jamie Blanks.
Diseño de producción: Robert Perkins.
Vestuario: Michael Chisholm.

Peter y Carla son un matrimonio que está atravesando una crisis. Él quiere ir a una playa perdida a pasar un fin de semana romántico con idea de recuperar algo de aquello que antes tildaron de amor. La cosa no pinta muy bien porque continuamente está enzarzados en discusiones absurdas, en ese punto en el que todo lo que el otro dice molesta u ofende. El caso es que finalmente la pareja se pone en ruta, cogen el coche, y llegan a la playa buscada, en un lugar inhóspito sin presencia humana, pero sí animal.

A la pareja se debe sumar otra pareja, la cual no aparece, por lo que todo el rato veremos las andanzas de Peter y Carla. Una vez instalados y después de pasar la primera noche, Carla ya quiere marcharse de allí, porque se aburre como una ostra, no tiene nada que hacer y prefiere el confort de un hotel al que ofrece una tienda de campaña.

El rollito romántico no acaba de cuajar y ni la playa paradisiaca, ni el sol, ni el abundante tiempo muerto, hace que Carle se anime. Sigue glacial, sin responde a los ataques sexuales de su marido deprededor, con su deseo sexual inhibido, a resultas de algo que aconteció en la pareja, y ya se sabe, de aquellos barros estos lodos.

Por su parte, Peter se lo pasa pipa, con su rifle en ristre, disparando a la fauna marina, a las aves, corriendo de aquí para allá, en plan El último superviviente. La naturaleza a su vez se subleva, responde, replica y quien sabe si incluso mata. La pareja, sumida en el silencio se ve alterada por el ruido ambiente natural, propio de las aves, réptiles, etc….

Lo mejor de la película es que sin que haya nada que nos haga entrar en estado de shock, su director consigue lo que siempre aspira alguien que hace una película de suspense y es precisamente esto, tenernos alerta, devanándonos los sesos acerca de lo que se está cociendo. Todo lo que sucede es misterioso, y a medida que Peter va viendo cosas, su delirio va acrecentándose. Ese sensación de desasosiego de la pareja, es transferida al espectador, lo cual ya es un logro meritorio.

En cuanto a los actores, Peter es James Caviezel, sí quien hizo de Cristo en la Pasión, de Gibson. Ella Claudia Karvan, que lo mismo os suena de haberla visto en Star Wars: Episodio 2.

El final, es sin duda lo mejor de esta muy notable película.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: