Habitación sin salida crítica película

Habitación sin salida cartel películaDirección: Nimród Antal.
País: USA.Año: 2007.Duración: 85 min.
Género: Thriller, terror.
Interpretación: Luke Wilson (David Fox), Kate Beckinsale (Amy Fox), Frank Whaley (Mason), Ethan Embry (mecánico).
Guión: Mark L. Smith.
Producción: Hal Lieberman.
Música: Paul Haslinger.
Fotografía: Andrzej Sekula.
Montaje: Armen Minasian.
Diseño de producción: Jon Gary Steele.Vestuario: Maya Liebermen.

Podemos resumir diciendo que una experiencia traumática es la mejor manera de superar una crisis matrimonial, cuando los papeles del divorcio están prestos para ser firmados.

La historia va como sigue. Una pareja va en coche, de noche, deja la estatal y coge una comarcal, con tan mala pata que se pierden. Ella está todo el rato de mal humor, echando pestes y su marido aguanta el chaparrón hasta que se le inflan las narices y se lían a discutir. Comprueban que están perdidos y que los teléfonos móviles no van (siempre pasa lo mismo. Gente que se pierde en lugares donde no hay cobertura). Recalan en una gasolinera, que está a punto de cerrar.
El coche les renquea porque han embestido a un animal. El gasolinero le echa un vistazo al coche y dice que pueden llegar a su destino sin problemas.

Cogen la carretera de nuevo y al poco el coche les deja tirado, en medio de la nada, en un carretera por donde no pasa nadie, sin luna llena que les alumbre, pero con estrellas. Caminando llegarán a un motel. Los talleres próximos están cerrados porque ya es tarde y deben esperar a que amanezca, así que a regañadientes aceptan pasar la noche en ese hotel de carretera, que cumple con todos los requisitos que imponen los tópicos del género, comenzando por un director del hotel con trazas de psicópata, un teléfono que no funciona, ningún huésped más al que pedir ayuda….

Una vez en la habitación comienza la bueno. Sobre el televisor encuentran unas cintas de vídeo. Son grabaciones caseras, donde gente normal muere. La habitación es la misma en la que se encuentran. Les lleva poco rato darse cuenta, de que ellos están allí para morir, carnaza de celuloide, otro snuff movie más que satisfará la pulsión criminal de algún desgraciado psicótico.

Con las cartas sobre la mesa, resta esperar hasta el desenlace para ver si la pareja salvará el pellejo, si morirán los dos o uno sólo de ellos.

He visto tantas películas de corte similar (Carretera al infierno, Alta Tensión, Death End) que hay poco margen para la sorpresa, por lo que al final, que los protagonistas vivan o no poco importa. La escasa duración de la película juega a su favor, ya que no se demora innecesariamente. Los protagonistas cumplen bien con su cometido (en especial la irascible y asustadiza Kate Backinsale), haciendo creíble su historia, que resulta sórdida y truculenta. La violencia desmedida que se ve en la pantalla a través de esas cintas, es todo menos agradable, pero viene a cuento, porque la película se nutre de ello, por más que me haya resultado repugnante.

Podemos pensar que con películas de esta ralea el que no esté muy bien de la azotea sólo puede tomar ideas. En España este tipo de historias no se han explotado, sin embargo en los Estados Unidos pareciera que moteles con gentuza así en la dirección, fuera de lo más normal. Algo que explicaría quizá los miles de personas que desaparecen todos los años y de los que nunca más se sabe nada. Gente que coge un coche, toma una carretera, inicia un camino que al final sólo es de ida.
Películas como …

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: