Hostage crítica película

Dirección Florent Emilio Siri
Intérpretes Bruce Willis (Jeff Talley)
Kevin Pollak (Walter Smith)
Jimmy Bennett (Tommy Smith)
Michelle Horn (Jennifer Smith)
Ben Foster (Mars Krupcheck)
Guión Doug Richardson
Fotografía Giovanni Fiore Coltellacci
Música Alexandre Desplat
Montaje Richard Byard
Olivier Gajan
Año 2005
Nacionalidad USA
Alemania

Jeff Talley (Bruce Willis) es un negociador de prestigio, hasta que la cosa sale mal y en una situación con rehenes muere hasta el apuntador (con niño incluido). Jeff deja Los Ángeles y se traslada al condado de Ventura a una localidad pacífica, sin sobresaltos. Hasta que tres jóvenes deciden prepararla, y siguiendo la estela de un cochazo, van a parar a la casa del ricachón con el objeto de robar el coche. Una vez allí la cosa se complica y el robo se transforma en secuestro. En la casa vive Walter junto a su hijo pequeño y a su hija adolescente. Jeff tendrá así la oportunidad de enmendar su error y poder salvar a alguien de nuevo. Pero las cosas no son tan sencillas, cuando por medio se entrecuzan unos hombres armados (a los que nunca se ve el rostro), que quieren a toda costa un dvd que Walter tiene en su casa. Para ganarse a Jeff secuestran a su mujer y a su hija, advirtiéndole que matarán a las dos si no cumple las ordenes que le den.
Dentro de la casa, los tres jóvenes son variopintos. Uno de ellos no quiere saber nada del asunto, y representa la cordura. El otro, su hermano está como una maraca, al borde del ataque de nervios todo el tiempo, y por último está Mars, el asesino tranquilo, que disfruta viendo como las personas expiran, recreándose en su último aliento.
El guión tiene algún golpe de efecto que hace que la historia no sea del todo previsible, aunque algunas situaciones no acaban de cuajar por su falta de credibilidad. Willis hace un buen papel, otro más, encarnando a ese policía metido en un marrón considerable, que ha de hacer uso de su inteligencia para resolver la situación con acierto, si quiere volver a ver a su mujer y a su hija (con las cuales no tiene muy buena relación como se trasluce al comienzo de la película). Si que la última media hora se hace un poco pesada (recuerda al final de El cabo del miedo, con ese asesino que no acaba de palmarla) y le sobra toda la traca fallera del final, con ese derroche de fuego, que recuerda a La casa de Cera. Por lo demás es un película intranscendente que si tiene cierta chispa y alcanza cierta repercusión mediática es gracias a Willis que asume el protagonismo absoluto de la cinta y sale airoso.

Hostage Imdb | Página oficial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: