La carta esférica crítica película

La carta esférica cartel películaDirección: Imanol Uribe.
País: España.
Año: 2007.
Duración: 100 min.
Género: Drama
Interpretación: Carmelo Gómez (Coy), Aitana Sánchez-Gijón (Tánger Soto), Enrico Lo Verso (Nino Palermo), Javier García Gallego (El Piloto), Gonzalo Cunill (Horacio Kiskoros), Lucina Gil (Rocío Gamboa), Carlos Kaniowsky (Perona).
Guión: Imanol Uribe; basado en la novela de Arturo Pérez-Reverte.
Producción: Antonio Cardenal y Enrique Cerezo.
Música: Bingen Mendizábal.
Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Montaje: Teresa Font.
Dirección artística: Benjamín Fernández.
Vestuario: Helena Sanchís.

Pocas cosas favorables había leído de esta publicitada película, que no obstante no ha funcionado nada mal en taquilla. Tras verla no puedo decir nada bueno de ella.
Carmelo Gómez hace la peor interpretación de su carrera.
La carta esférica parece ser una historia de aventuras trepidantes, con barcos y tesores escondidos, pero esto en teoría porque la película es aburrida a más no poder.

La novela de Arturo Pérez-Reverte no es de las más divertidas que ha escrito (coincido plenamente con la reseña del libro hecha por Eduardo, si bien fue el libro más vendido en el año 2000 en España, como libro de ficción, algo que consiguió antes con La piel del tambor en 1996 y Las aventuras del Capitán Alatriste en 1997) y su paso a la pantalla grande, como viene ocurriendo con La tabla de flandes, La novena puerta, o Alatriste se convierte de nuevo en un naufragio ya en sus primeros minutos.
Coy es un marinero expedientado dos años en los que no puede lanzarse a la mar el cual queda prendado de Tánger una funcionaria de un museo marítimo, a la que conoce en la subasta de unas cartas de navegación.

En la primera hora de la película, la única aventura, es la sexual. Coy, ese personaje con hechuras de antihéroe jadea por Tánger y su única afán es acostarse con ella. Así se nos va una hora sin que pase absolutamente nada, con unos diálogos bochornosos, donde Coy babea como un perro mientras nos quiere convencer a los espectadores de lo pillado que está por Tánger, la chica mala de esta historia, pero no engaña a nadie.

Coy sabe que Tánger le miente todo el rato, pero está calado por su huesos y como un pelele va tras ella, e incluso se lanza a la mar y bajo ella, como buzo, para buscar un barco con el que ella ésta obsesionada porque guarda un secreto y esmeraldas también. Para más inri, la voz en off de Coy nos da más detalles sobre lo que no vemos en pantalla, mientras plasma en un diario lo que experimenta cada vez que está cerca de ella y su vida cobra sentido.

La carta esférica es aburrida, líneal, lenta y pesada. No hay el menor suspense, ni intriga, los diálogos son pésimos y las interpretaciones lo mismo.

Si se publicitó esta película, producida por TVE fue porque Aitana Sánchez Gijón salía desnuda. Es cierto que sale desnuda y está más guapa que nunca, pero esas escenas en las que se despelota son cualquier cosa menos eróticas, no hay el menor morbo, ya que se ruedan como mero trámite con una Aitana que en lugar de convertirse en el objeto del deseo de cualquier espectador, a la hora de follar parece que esté partiendo troncos, como si su pelvis fuera una hacha, moviendo la cabeza y gritando, más de dolor, que de placer.

Pensé que en la pantalla grande siendo una película de aventuras ganaría, respecto a verla en DVD, merced a sus localizaciones, el mar abierto, barcos hundidos, pero nada ocurre. El barco sale en algunas escenas y las rodadas bajo el agua no son nada espectaculares, si bien la fotografía obra de Aguirresarobe es meritoria. La historia distancia, incluso repele, desde las primeras tomas por su poca verosimilitud y lo zafio de su puesta en escena que nos seguir esta historia con desgana y sin el menor apasionamiento. Una película de aventuras desventurada.

Enrico lo Verso, al que le dan todos los papeles cuando se requiere un italiano en una producción española lleva a cabo una prolongación de su papel en Alastriste como un villano, un tesoro con piel de ejecutivo, en pos también de las esmeraldas. Si he de salvar a alguien de este naufragio, es Javier García Gallego (El Piloto), que parece que se cree lo que hace.

La carta esférica es una de las peores películas del 2007 que he tenido la desgracia de ver.

1 comentario en “La carta esférica crítica película”

  1. Menos mal que no he pagado por ver esta película porque si no me daría algo….
    No es que sea mala, es malísima….. Que pena que la fantástica novela de Reverte haya quedado en esto.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: