Las hermanas Bolena crítica película

Las hermanas Bolena crítica películaDirección: Justin Chadwick.
Países: Reino Unido y USA.
Año: 2008.Duración: 115 min.Género: Drama.
Interpretación: Natalie Portman (Ana Bolena), Scarlett Johansson (María Bolena), Eric Bana (rey Enrique VIII), David Morrisey (duque de Norfolk), Kristin Scott Thomas (lady Isabel Bolena), Mark Rylance (Tomás Bolena), Jim Sturgess (Jorge Bolena), Ana Torrent (Catalina de Aragón), Juno Temple (Jane Parker), Benedict Cumberbatch (William Carey).
Guión: Peter Morgan; basado en la novela «La otra Bolena» de Philippa Gregory.
Producción: Alison Owen.
Música: Paul Cantelon.Fotografía: Kieran McGuigan.
Montaje: Paul Knight y Carol Littleton.
Diseño de producción: John Paul Kelly.
Vestuario: Sandy Powell.

En el ánimo de los que se dedican al mundillo del cine no está el darnos lecciones de historia, que requerirían un público con un minimo de conocimientos sobre el tema, sino que lo que prima es el espectáculo.
Así que abordando un tema histórico en lo que se incide aquí es en la procacidad de los Reyes y en los anzuelos que ciertas mujeres guardan bajo las faldas.

Aquí nos presentan al Rey de Inglaterra, Enrique VIII, un fornido caballero que a pesar de estar casado con Catalina de Aragón, interpretada por Ana Torrent, con un rostro que da miedo por su estatismo y reconcentramiento, se enamora de María Bolena, con la que retoza y tiene descendencia. Luego cae rendido ante los encantos de su hermana Ana, la cual conocedora de las artes de mujer, trae al Rey como un dominguillo, dejándose querer, aplazando la consumación sexual. Así tenemos el amor de Enrique y Ana, ojo, no confundir con el grupo musical

Mientras Enrique está que se sube con las paredes y no ve el momento de clavársela, para lo cual es capaz de quitarse del medio a su mujer y de romper con la Iglesia Católica, sin que todo eso le sirva de mucho ya que como dice ese dicho tan bien conocido de

«prometer hasta joder y una vez jodido olvidar lo prometido», cuando Enrique consuma se desvanecerá el hechizo y a las caricias, los jadeos, los magreos en la oscuridad, se sucederán los caretos de circunstancias, los gritos, las disputas, las algaradas a la menor chorrada, pasando uno de otro.

La ambición de las Bolena se ve expoleada por el padre de las muchachas y de su tío, que ponen toda la carne en el asador, pura «Ingeniería sentimental», para que el Rey caiga en las redes tendidas por las dos hijas.
Se convierte la película por tanto en un folletín sentimental donde la inteligencia se pone al servicio de unos fines claros y bien definidos, donde la ambición se hermana con la traición, donde sobrevuela la sombra del incesto, y donde en resumidas cuentas la naturaleza humana alumbra sus zonas cenagosas.
Enrique y Ana
Lo aquí comentado no supone que Las hemanas Bolena sea un paquete ni nada parecido, ya que a pesar de sus carencias su limitado rigor histórico y su poca profundidad, reducido el periódico histórico a un monumental escarceo, las interpretaciones de Natalie Portman (Ana Bolena), Scarlett Johansson (María Bolena), Eric Bana (rey Enrique VIII), David Morrisey (duque de Norfolk), Kristin Scott Thomas (lady Isabel Bolena) son meritorias, con mucha carga emocional; cabreos, lloros… La elegante puesta en escena, la excelenta fotografía y ambientación musical, un buen sentido del ritmo hacen de la película un producto que si bien no está todo lo bien acabado que mereciera, bien puede ser visto, y disfrutado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: