Los niños de Huang Shi

poster Los niños de Huang ShiDirección: Roger Spottiswoode.
Países: Australia, China y Alemania. Año: 2008. Duración: 125 min. Género: Drama.
Interpretación: Jonathan Rhys Meyers (George Hogg), Radha Mitchell (Lee Pearson), Chow Yun Fat (Jack Chen), Michelle Yeoh (Madame Wang), David Wenham (Barnes), Guang Li (Shi Kai).
Guión: James MacManus y Jane Hawksley.
Producción: Arthur Cohn, Wieland Schulz-Keil, Peter Loehr, Jonathan Shteinman y Martin Hagemann.
Música: David Hirschfelder.
Fotografía: Zhao Xiaoding. Montaje: Geoff Lamb.
Diseño de producción: Steven Jones-Evans.
Vestuario: Gao Wenyan y Kym Barrett

Es esta una historia de superación, de no marcarse límites, de tirar para adelante, sin mirar lo que se deja atrás. La acción transcurre en China, en los años 30, en guerra con Japón. El protagonista de esta historia real, es George Hogg, periodista, el cual va a la zona de conflicto a inmortalizar con sus fotos el horror de la guerra.

Salvado de una muerta segura por Jack, de la Resistencia, George acaba recalando en un orfanato. Allí moran niños abandonados. George quiere darse el piro, pero por circunstancias de la vida acaba permaneciendo unas semanas en esa hermandad infantil.
Poco a poco George va descubriendo cosas en su interior que desconocía y movido por una fuerza irrefrenable, poco a poco va ganandose el aprecio de los niños. Les descubre la luz de las bombillas, obtiene cultivos de semillas, les fabrica una cancha pedrestre de baloncesto y va seduciendo a la doctora Lee, la cual desencantada a consecuencia de todo cuanto ha visto, ve en George, algo puro, virgen, con una determinación que la enamora.

George, visto que los niños acabarán empuñando un arma, llamados a filas, decide cruzar las montañas con ellos, a fin de recorrer más de mil kilómetros a pie, con el equipaje sobre mulas. Una empresa que se podría considerar suicida, pero que si ha llegado hasta nuestros días, es porque a veces, las menos, estas historias tienen un final feliz, con matices.

Los protagonistas son gente conocida como Jonathan Rhys Meyers (Match Point), dando vida a George Hogg, el cual se pasa buena parte de la película hablando en Chino, así que recomiendo verla en v.o para poder apreciar estos detalles), Radha Mitchell (Silent Hill, En el territorio de la bestia), Chow Yun Fat (A Better Tomorrow) como el luchador Jack Chen o Michelle Yeoh (Babylon A.D, La momia 3, Sunshine, Memorias de una Geisha, como Madame Wang, comerciante con la que George hará buenas migas. Si bien el principal problema de esta película es precisamente la poca garra que tienen los personajes. Apenas interactuan entre ellos, y todo se da por sabido. Siendo la historia de superación personal, uno espera un protagonista que conecte con el espectador. Esto no ocurre, así que lo humano queda relevado por lo estético y los sentidos complacidos por las espectaculares localizaciones.

La puesta en escena es grandiosa, la recreación de la ambientación histórica está lograda, con una banda sonora acorde a la épica de la historia. Cuenta con sus momentos dramáticos, esos que nos aflojan el lagrimal, y otros de reflexión y cuestionamiento del momento histórico en que viven y de la propia sociedad China, lastrada por su pesimismo y derrotismo existencial.

A pesar de sus casi dos horas, la historia no aburre, porque está bien narrada, dejando para el final toda la carga dramática, que poco a poco vamos intuyendo. Disfrutaremos de bellos paisajes, de montañas nevadas y tormentas de arena y pasaremos un buen rato. No es poco en los tiempos que corren.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: