Los ojos de Julia (Guilem Morales 2010)

Los ojos de  JuliaDirección: Guillem Morales.
País: España.
Año: 2010.
Duración: 111 min.
Género: Thriller, suspense. Interpretación: Belén Rueda (Julia/Sara), Lluís Homar (Isaac), Julia Gutiérrez Caba (Sra. Soledad), Pablo Derqui (Iván), Joan Dalmau (Créspulo), Francesc Orella (inspector Dimas), Boris Ruiz (Blasco), Clara Segura (Mina), Andrea Hermosa (Lía).
Guión: Guillem Morales y Oriol Paulo.
Producción: Mar Targarona, Joaquín Padró y Guillermo del Toro.
Música: Fernando Velázquez.
Fotografía: Óscar Faura.
Montaje: Joan Manel Vilaseca.
Dirección artística: Balter Gallart.
Vestuario: María Reyes

Lo curioso del cartel de la película es que vemos a Belén Rueda con una venda en los ojos. Ella es Julia. Luego vemos el nombre de Guillermo del Toro, pero ojo, no es el director de la película. Más abajo leemos El orfanato, porque los productores son los mismos y finalmente, en chiquitito el nombre del director, Guillem Morales (quien hace cinco años nos ofreció la sugerente y desasosegante «El habitante incierto«). Sé que esto está todo estudiado pero tiene su gracia que quien dirige la película parezca ser menos relevante que Guillermo del Toro, que se atiene a «presentarla», lo cual no sé bien a qué equivale. En fin, tras este pequeño introito entremos en harina. Además en este otro cartel que he seleccionado, no el que finalmente pusieron, el nombre del director, «ni aparece».

La historia va de dos hermanas gemelas, una de la cuales es asesinada mientras se plantea seriamente la posibilidad de suicidarse, dado que tras una operación de la vista sigue sin lograr ver. Julia, hermana de la difunta, se huele algo raro en el ambiente, no cree que se trate de un suicidio sino más bien de un asesinato. Mientras el marido de Julio ve desbordarse su paciencia al entender que las elucubraciones de Julia rozan la paranoya.

Como toda película de suspense que se precie con casa de por medio, esta debe acojonar al personal, y esta película no parece de hoy en día, de ahí que cruja el suelo al andar, y su decoración sea del siglo pasado. No falta el típico sótano donde siempre se cometen los crímenes, teléfonos que no funcionan en el momento preciso, muchos truenos y rayos y mucha agua de lluvia, lo cual ofusca más si cabe a Julia, la cual al igual que la difunta también tiene problemas con la visión y sufre recaídas que la hacen perder temporalmente la visión, lo cual le viene muy bien al asesino que podrá así moverse a sus anchas, máxime si cada dos por tres el vecindario se queda sin luz.

Lo mejor de la película sin lugar a dudas en mi opinión es la presencia del actor Pablo Derqui, en la piel de Iván, un asesino de los que meten miedo de verdad. La puesta en escena se cimienta en una partitura y una fotografía que sabe sacar lo mejor en cada plano. Belén Rueda sufre como nadie en pantalla y otros personajes episódicos se dejan caer por allí sin aportar mucho al asunto como Joan Dalmau (Créspulo), como el marido de Julia cuya historia de amor está fuera de tono con el resto de la historia.

Tiene unos cuantos momentos impactantes, de gran tensión, y aunque el guión es bastante torticero, el buen hacer de los actores, y lo sostenido del climax, permite pasar un rato entretenido, en vilo continuo.

El público ha respondido de pleno, y la película ha recaudado millón y medio de euros el fin de semana de su estreno.

1 comentario en “Los ojos de Julia (Guilem Morales 2010)”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: