Marea nocturna (Curtis Harrington 1967)

Marea Nocturna poster película Marea nocturna leerán por ahí que después de 45 años de su estreno, es un clásico y un cinéfilo debe verla a un tiempo con esos ojos y a la vez tomar precauciones, a fin de que sea el espectador, ustedes, sean quienes juzguen sin ideas preconcebidas el estatus o maestría de esta obra que se nos brinda ante nuestras púpilas, ávidas de buen cine, y de fotogramas que queremos forme parte del cieno de nuestra memoria.

La historia transcurre en Santa Mónica, California, en un lugar costero, y por ende turístico, donde un joven marine, Johnny Drake, arriba, para sin ninguna pretensión caer rendido a los pies de una mujer llamada Mora. Una mujer poco común, dado que trabaja como sirena en una atracción de feria, y que atesora una belleza y sensualidad patente.

El caso es que los dos últimos novios que tuvo Mora murieron ahogados y Johnny se debate entre poner tierra por medio o jugar sus cartas, aunque el final del juego le depare como premio un traje de madera de pino californiano, esto es, que la Parca le llame a filas.

La película tiene una esencia misteriosa y paranormal que me la hace apetecible y atractiva al paladar. Los diálogos son escasos, pero eficaces y esclarecedores y momentos como los del baile conducen al paroxismo. No faltan los rituales, los sueños, las pesadillas, todo ello envuelto en un fino velo que nos hace confundir realidad y ficción.

Nada sabemos de Johnny, apenas nada de Mora (donde las habladurías y el malmeter ajeno la hacen más misteriosa si cabe). Lo único claro es que ambos se gustan y se atraen, aunque su atracción pueda ser letal. Mora puede ser una mujer o una sirena y sus cantos ser atendidos por Johnny o no.
Para salir de dudas hay que ver la película y disfrutar sus apenas 87 minutos que se pasan en un suspiro (a no ser que Morfeo te trabaje el hueso después de la comida y entonces acabes viendo la película en dos tandas, como fue mi caso).

Al joven Johnny le pone cara Dennis Hopper, a quien nunca había visto tan joven (tenía 31 primaveras), pues le vi por primera vez en la pantalla grande (Terciopelo azul), cuando la vida ya le había pasado por encima.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: