Monos (Alejandro Landes)

País Colombia
Dirección Alejandro Landes
Guion Alexis Dos Santos, Alejandro Landes 
Música Mica Levi
Fotografía Jasper Wolf
Reparto Julianne Nicholson, Moises Arias, Jorge Román, Sofia Buenaventura, Laura Castrillón, Sneider Castro
Género Drama 
Duración 102 min.

Son muchas cosas positivas las que me han sorprendido en esta película de Alejandro Landes, disponible en Filmin. En ella ocho niños-adolescentes soldados colombianos de ambos sexos, cual camada, tienen como misión custodiar una vaca y a una rehén que mantienen secuestrada. Los acontecimientos se precipitarán y deberán abandonar la montaña para bajar a la selva y montar un campamento junto a un río. De vez en cuando recibe la visita del instructor, que les obliga a hacer deporte y respetar la estricta disciplina castrense, pues aunque ellos no lo tengan muy claro no dejan de ser soldados, y por encima de todo esto jóvenes con ganas de jugar, reír, divertirse, bailar, beber, follar, fumar. Entre ellos ajustan sus propias cuentas, se imponen castigos y mantienen así una relativa disciplina. Cuando se tengan que mudar a la selva, el equilibrio tan precario sobre el que se cimenta las relaciones entre ellos y el ejercicio del poder se vendrá abajo, con catastróficas consecuencias. Cada uno pensará entonces es salvar el pellejo, tanto los soldados jóvenes como la propia rehén y llegado el caso una se verá capaz de matar si es la única manera de escapar, aunque no se sepa muy bien hacia donde, en una selva tan tupida e impenetrable.

La fotografia de Jasper Wolf es alucinante, registrando todo con colores muy vívidos y luminosos, mostrando unos paisajes de una belleza sobrecogedora, pero no por eso menos hostiles al ser humano. Cuando los jóvenes deciden desfasar, en esa especie de raves alucinógenos como en Clímax de Gaspar Noé, la fotografía de Jasper, junto con una música brutal obra de Mica Levi generan un estado alucinado próximo a entrar en trance.

sGran labor interpretativa de todos jóvenes pues ellos son todo el sostén de la película a excepción de la rehén interpretada por la actriz Julianne Nicholson, que pasa las de Caín y su rostro es un tormento divino. Interpretaciones muy verosímiles, la cámara parece no estar presente y a ratos adquiere un tono cuasi documental.

Monos supone una inteligente y brutal reflexión acerca de la naturaleza de la violencia, la capacidad que tiene ésta para degradarnos ante determinadas circunstancias, o cómo los niños sin ningún tipo de moral son capaces de matar sin el menor miramiento llegado el caso, caminando alegremente hacia el corazón de las tinieblas comunicándose con los ruidos que extraen con sus labios de las palmas de las manos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: