Objetivo: Londres (London has fallen)

Si estás un domingo por la tarde tirado en casa, sin saber qué hacer, pasando la tarde, o recuperándote de la resaca del sábado. Si necesitas pasar un rato entretenido y con el encefalograma plano, esta es tu película.

Bueno, tu saga de películas, porque todo empezó en 2013 con Objetivo: La Casa Blanca (Olympus has fallen). Conocida como la franquicia Fallen, que una vez más han traducido como les ha parecido, esta de momento trilogía se completó ese verano con Objetivo: Washington D.C. (Angel has fallen).

La trama es la misma es todos los casos, cambiando un poco las circunstancias, la ciudad y poco más. En este caso el primer ministro británico ha muerto de forma algo sospechosa y todos los mandatarios mundiales se reúnen en Londres para el funeral.

Fallen trilogía con Gerard Butler pegando tiros a diestro y siniestro

Pero, como era de esperar, la muerte no ha sido fortuita y todo es un complejo (a la vez que irrealizable) y sangriento plan para cargarse a todos los asistentes. Como no, el servicio secreto de Estados Unidos, con Gerard Butler a la cabeza, son los únicos que van a conseguir hacerles frente a los terroristas, que están en todas partes infiltrados y tienen armamento como para cargarse el mundo.

Cine de catástrofes terroristas típico en las que los malos son muy malos, carecen de escrúpulos y para hacerlos aún más malos, vemos destruirse algún símbolo. Aquí es el Big Ben.

Si habéis visto la primera, es exactamente igual, pero en la casa blanca. Que nadie espere una interpretación de Oscar, ni una historia profunda en la que pensar. Cine palomitero, con acción de sobra y realmente hay que decir que me parece muy buena en su género, hay que evaluar las películas en función de lo que prometen.

Eso sí, si os gustó la serie de La Jungla de Cristal, esta os gustará, porque no voy a decir que sea un remake encubierto, pero sí sigue la misma estructura y tiene el mismo estilo. Frases «demoledoras» y «repletas de humor» en cada acción. Un tío que puede contra todo pronóstico aniquilinar a aquel o aquello que le salga por delante. Unos malos que no escatiman recursos pero cuya inteligencia no está compensada… en fin, lo que digo, encefalograma plano y a disfrutar de las explosiones y las carreras.

Y si la veis y os gusta, estáis de enhorabuena, porque el productor de la serie, Alan Siegel, dijo hace un mes que esta trilogía se va a convertir en una auténtica franquicia a lo grande. De momento está pensado hacer una segunda trilogía. Pero si os parece que eso de programar de tres en tres es pensar a lo grande, aún no habéis leído nada, porque la idea es vender a otros países la franquicia, así que igual podemos tener una profética Barcelona has Fallen. Además la idea es que la protagonicen actores representativos del propio país, y aprovechar la franquicia USA para que hagan algunos cameos antes y así supongo, poder venderlas todas en todos los países.

Existe un Objetivo: París (2015), que no he llegado a ver, que no se llegó a estrenar en cines debido a los atentados de París, que no creo que tenga que ver con esta franquicia, pero que también va de terroristas que quieres liarla parda en las calles de la capital francesa.

De momento, si queréis empezar por la primera, Objetivo: La Casa Blanca, la tenéis en Netflix. Me parece que la única de la saga disponible en plataformas digitales.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: