¿Qué pasó entre mi padre y tu madre? (Billy Wilder)

Director: Billy Wilder

Guión: Billy Wilder, I.A.L. Diamond

Teatro: Samuel Taylor

Música: Carlo Rustichelli

Fotografía: Luigi Kuveiller

¿Qué ocurrió entre mi padre y mi madre? es una comedia de Billy Wilder rodada en 1972 en la isla italiana de Ischia.

A a isla se traslada Wendell (interpretado por Jack Lemmon) un empresario americano a recuperar el cuerpo de su padre para llevarlo a los Estados Unidos y ofrecerles así las debidas exequias, parejas a las de un Jefe de Estado. Una vez en la isla, instalado en el hotel, descubrirá que su padre mantenía un affaire con una mujer, la cual murió en el mismo accidente de tráfico que su padre. Poco después descubre que la hija de la muerta, Pamela (la actriz Juliet Mills), también ha acudido a Italia a hacer lo propio. Aunque en sus planes ésta no contempla llevarse el cuerpo a la húmeda Inglaterra, sino que prefiere que su madre more ya eternamente en Italia, bajo el sol cálido del Mediterráneo.

A medida que se van resolviendo los equívocos, entre ellos surge una relación similar a la que mantuvieron sus progenitores. Wendell irá venciendo las reticencias de su conservadurismo entregándose al epicureismo más salvaje, desmadrándose con la comida, la bebida bañándose en pelotas etcétera, quizás y para decirlo con palabras de Susan Sontag porque descubre que su contabilidad moral requiere un ajuste de cuentas.

Italia se muestra de forma un tanto paródica: pausas de dos horas para el almuerzo donde todo se paraliza y no se puede hacer nada, vehículos que circulan por la carretera como si se tratase de una carrera de Fórmula 1, mujeres sicilianas con unicejo y bigote…

Quizás la película resulte un tanto larga, casi 140 minutos, para lo que se ofrece, pues a pesar de que Wendell es un cascarrabias, no es difícil imaginar lo que finalmente acabará sucediendo, pues a pesar de que ella acude a un psicólogo, ha tratado de suicidarse, es bajita y gorda, según ella, a Wendell le atrae como la luz a la fanela. Sin estar al nivel de otras grandes películas de Wilder como El apartamento o Irma la dulce, esta desenfada y ratos desopilante comedia, rodada en un escenario tan bello, deja un poso agradable.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: