RIPD: Departamento de Policía mortal (Robert Schwentke 2013)

RIPD

Película: RIPD: Departamento de Policía Mortal. Título original: RIPD: Rest in Peace Department. Dirección: Robert Schwentke. País: USA. Año: 2013. Duración: 97 min. Género: Acción, comedia, fantástico. Interpretación: Jeff Bridges (Roy), Ryan Reynolds (Nick), Kevin Bacon (Hayes), Stephanie Szostak (Julia), Mary-Louise Parker (Proctor), Marisa Miller (avatar de Roy), Robert Knepper (Stanley), James Hong (avatar de Nick). Guion: Phil Hay y Matt Manfredi; basado en la novela gráfica de Peter M. Lenkov. Producción: Neal H. Moritz, Mike Richardson y David Dobkin. Música: Christophe Beck. Fotografía: Alwin Küchler. Montaje: Mark Helfrich. Diseño de producción: Alec Hammond. Vestuario: Susan Lyall.

Nick es un poli de Boston el cual es asesinado a sangre fría por Hayes, un compañero del cuerpo, que no ve con buenos ojos que Nick decida devolver un oro que por casualidad fue a dar en sus manos corruptas. Una vez muerto Nick, como paso previo antes del Juicio Final se ve obligado a trabajar en la policía del más alla, la RIP Department. Para que su mujer no sufra un perrencón, tabardazo o ictus, si lo ve venir del más allá, directo hacia el más aquí, Nick revestirá la apariencia de un asiático anciano y apergaminado. A su lado, le ponen a un veterano en estas lides, a Roy, que en su día fue un sheriff, un vaquero duro de pelar, cuyos restos mortales, sus huesos, quedaron mondos y lirondos entre las fauces hambrientas de unos coyotes. Roy gasta el cuerpo, mejor, cuerpazo, de la top model, Marissa Miller, de quien es imposible apartar la mirada, ya que la palabra voluptuosidad, se le ciñe como los vestidos que gasta.

Lo mejor de la película me ha parecido que son sus efectos especiales. Hoy por hoy ver como una ciudad se viene abajo junto con sus edificios mientras un tornado (o cualquier otro contratiempo atmosférico: inundación, incendio, nevada, tifón, etc…) engulle todo a su paso, se hace con tanta facilidad que dentro de poco, la infografía digital, sera una actividad extraescolar más, un mero pasatiempo en manos de estos nativos digitales que aborratan las aulas.

Por medio, entre los créditos iniciales y los finales, no hay mucho más que contar. Hayes quiere unir unos pedazos de oro porque así podrá desatar la ira de mil demonios y devolver a los muertos a la faz de la tierra. Y para impedirlo están Nick y Roy.

No falta el momento Ghost en el que Nick podrá comunicarse con su amada (la bellísima actriz Stephanie Szostak) y despedirse de ella como Dios manda o como el Diablo obliga.

Más allá de ofrecer cierto entretenimiento a granel y algún azucarillo de humor, la película es una sandez, una chorrada mayúscula. Yo pagué cuatro euros por verla en un cine y eso hace que no me arrepienta del todo, pero ver a un actor como Jeff Bridges aceptando papeles como este le hace a uno replantearse mucho las cosas acerca de conceptos como el honor, la dignidad, etc.

Además, y a modo de curiosidad ¿por qué Ryan Reynolds tiene cara de alelado en todas las pelis que interpreta?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: