Secuestro express crítica película cine venezolano

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Secuestro expressDirector: Jonathan Jakubowicz
Guión: Jonathan Jakubowicz
Interpretes: Mía Maestro …. Carla
Rubén Blades …. Padre de carla
Carlos Julio Molina …. Trece
Pedro Perez …. Budu
Carlos Madera …. Niga Sibilino
Rider …. Cangrejo
Ermahn Ospina …. Marcelo
Dirección artística: Andrés Zawisza
Música: Angelo Milli
Producción: Elizabeth Avellan
Sandra Condito

Secuestro express ha sido todo un acontecimiento en Venezuela (país de escasa producción cinematográfica) y ha funcionado bien en taquilla. La película la produce Miramax, y se ha garantizado así su estreno en los Estados Unidos. En la presentación de los personajes, los títulos que aparecen son en inglés, lo cual guarda relación con lo anterior.

El título de la cinta, hace mención a una modalidad de secuestro, en la que el secuestrado pasa pocas horas en manos de los secuestradores, los que sobreviven, pues se dice que alrededor del 70%, acaban muertos. Los secuestrados, son gente con dinero, pero no multimillonarios, gente famosa o conocida, vale cualquiera que lleve un buen carro, o luzca un aparente reloj.

La película que transcurre en un periodo de pocas horas, arranca cuando una pareja que sale de bailar de una sala de noche, y se dirige a su coche (un aparente todoterreno que es su perdición), es interceptada por tres malandros que a punta de pistola los intimidan y montan con ellos en el coche. Luego vienen las preguntas pertinentes, para saber si la cacería ha sido un éxito. Los secuestradores llaman a los padres de los secuestrados para informarles de que si quieren volver ver a sus hijos con vida, deben pasar por taquilla y soltar la pasta.
La película abusa de los primeros planos, de vertiginosos movimientos de cámara, incluso llega a fragmentar el plano en cuatro imágenes, cuando los malandros hablan con sus respectivas familias. Todo esta parafernalia a la hora de rodar resulta en mi opinión más adecuada y conveniente para un videoclip que para una película.

Jonathan Jakubowicz ,en su empeño por mostrar la cara más negra de Caracas presenta una galería de personajes, que se mueven en lo turbio, en lo ilegal, en lo violento. Veremos a malandros descerebrados (los secuestradores), policías corruptos (que hacen la vista gorda por droga o dinero), policías viciosos (que en lugar de cumplir con su deber, se sitúan al otro lado de la ley), traficantes homosexuales con picores anales, que secuestrados, confundidos por la noche, o por la situación se ofrecen a aplacar, o secuestradas que sufren el síndrome de Estocolmo.

Imagínense ustedes que tienen la mala suerte de que les secuestran y luego los secuestradores le llevan a un cajero a sacar dinero para entregárselo, y que cuando ya has sacado el dinero, te viene otro tío que no tiene nada que ver con los secuestradores y pretender atracarte y se quiere llevar tu dinero, y el problema se resuelve con una balacea en la que alguien acaba muerto. ¿Rizar el rizo, manifestación de una realidad, lo cotidiano?. No lo sé.

Jonathan Jakubowicz no hace una película de contenido social reivindicativo, ya que no ahonda en nada, ese submundo barriobajero no se pone en consonancia con el otro mundo, con el de la gente que se gana la vida dignamente, y que aún en su pobreza, no deciden dedicar su tiempo a robar, intimidar, vejar y maltratar a otros ciudadanos. El único esbozo en el que la película parece querer decir algo, es cuando Carla charla con uno de los secuestradores, y ella le explica que es un voluntaria en un hospital de niños pobres, que ella no tiene la culpa de la pobreza del país, que no cree que sea crimen tener dinero, que su padre lo tiene porque ha trabajado toda su vida, y que si se monta en un todo terreno no es para restregárselo a nadie. Pero en esas cuatro frases acaba el discurso.

Ciñéndonos a los valores cinematográficos, es de prever que Jonathan Jakubowicz se labrará un provechoso porvenir, no en Venezuela, sino en Estados Unidos, donde puede seguir los pasos de Roberto Rodríguez (su mujer por cierto, produce esta película)
Jonathan Jakubowicz ha hecho una película polémica, tópica, violenta y mediocre, que ha dado mucho que hablar (pues el tema que trata es de la más candente actualidad y afecta a muchas personas), pero a mí esa estética videoclipera, personalmente me da sarpullido. Destaco la interpretación de Mia Maestro y alguna escena del final, de la que no doy más detalles para no destriparla.

Otros enlaces IMDB | Página oficial
Cine en Venezuela Wikipedia | Caracas | La Revolución Bolivariana

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tamy dice:

    si sois bien payaso!! por eso es q estamos como estamos! por personas como tu ignorante! q coño tiene q ver una pelicula con la revolucion bolivariana!? UUpss!! se me pasaba q esa es la realidad de la revolucion, el Ampa!!

  2. maira dice:

    La pelicula me parece la realidad total de la sociedad venezolana, que cada dia es mas sometida por el ampa y la miseria. El secuestro se ha convertido en la modalidad de obtener dinero facil. y en venezuela es cosa comun.

    Execlente pelicula!!!!!

  3. Chavista dice:

    Esta película es un engaño. Viva la Revolución Bolivariana, viva Chavez!!! y Fidel!!

    No a la oligarquía.

Deja un comentario