[SERIE] The Sinner. Tercera temporada

Hablo hoy de la tercera temporada de The Sinner (disponible en Netflix), la última emitida hasta el momento. Hay una cuarta en camino. Temporada que difiere un tanto de las anteriores, a pesar de que el protagonista casi absoluto vuelve a ser el inspector Harry Ambrose, interpretado por Bill Pullman.

La historia transcurre en Dorchester. Un accidente nocturno de tráfico en una carretera comarcal deja un muerto: Nick y un herido: Jamie. Todo parece tratarse de un accidente sin más. Vemos luego cómo entre los dos hombres implicados en el siniestro existía una particular relación, más allá de la amistad.

Nick y Jamie traban amistad durante su periodo universitario. A ambos les resulta interesante la filosofía, y en Nick prende la idea del superhombre extraído de Así habló Zaratustra de Nietzsche. Nick considera que hay que trascender o romper el marco que nos impone la cultura, la civilización, la moral, hay que abrazar el miedo, incluso atreverse a mirar la muerte a la cara. Nick arrastra desde entonces a Jamie en su caída. Veremos por tanto que hacían los dos en el coche la noche del accidente, qué sucedió entre ambos los días previos, el estado en el que se encontraba Jamie a pesar de tener a su mujer embarazada e irle todo estupendamente en lo laboral. Ese tipo de vacío existencial que acaba ocupando todo el ser.

Al contrario que en las temporadas anteriores, en las cuales había un culpable detenido, cuya situación procesal quería ser mejorada por parte de Ambrose, aquí no hay ningún detenido, más bien al contrario, la idea pasa por meter a Jamie entre rejas y esto supone que Ambrose, muy metido siempre en los casos, implicándose hasta límites insospechados, haga todo lo posible por ganarse la confianza de Jamie, por bailarle el agua, seguirle la corriente, todo esto al estilo Ambrose, con su característica parquedad y cara de circunstancias. Seguimos conociendo más cosas de la vida de Ambrose, su padre ha muerto, para él un fantasma, recibe la visita de su nieto, que jugará también su papel en la historia e incluso Harry se abrirá al amor con una artista local, testigo en el caso.

Creo que la pauta de los ocho capítulos, en esta ocasión, le va muy holgada a la historia y si en las anteriores temporadas la narración iba avanzando, muy bien dosificada, aquí se dan demasiadas vueltas en círculo, se alarga todo demasiado, se bifurca e incluso se extravía en meandros amorosos que hacen que la historia en general pierda fuelle y pegada, a pesar de que la elección del actor Matt Bomer como Jamie, resulta muy acertada al ser muy capaz el actor de ser un lobo con piel de cordero, tanto como la atracción que genera ver a un asesino en pantalla, luchando contra su naturaleza, explorando sus límites.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: