Stardust (El Misterio de la Estrella, 2007)

StardustDirección: Matthew Vaughn.
Reparto: Claire Danes (Yvaine), Charlie Cox (Tristán), Sienna Miller (Victoria), Ricky Gervais (Ferdy), Jason Flemyng (Primus), Peter O’Toole (rey), Michelle Pfeiffer (Lamia), Robert De Niro (capitán Shakespeare), Rupert Everett (Secundus), Joanna Scanlon (Mormo), Sarah Alexander (Empusa).
Guión: Jane Goldman y Matthew Vaughn; basado en la novela de Neil Gaiman ilustrada por Charles Vess.
Producción: Matthew Vaughn, Lorenzo di Bonaventura, Michael Dreyer y Neil Gaiman.
Música: Ilan Eshkeri.
Fotografía: Ben Davis.
Montaje: Jon Harris.
Diseño de producción: Gavin Bocquet.
Vestuario: Sammy Sheldon.
Reino Unido, USA 2007

Últimamente se están poniendo de moda las películas que nos llevan a mundos fantásticos que están cercanos a nuestra realidad. Bueno, llevan a los protagonistas, que son gente como nosotros, que tienen una existencia anodina pero que son transportados a lugares inverosímiles.

Muchas de estas películas tienen una sólida base literaria que de momento nadie se había atrevido a llevar a la gran pantalla.

Supongo que fue la serie de Harry Potter o la trilogía de El Señor de los Anillos la que ha dado vida a estas sagas literarias fantásticas y muchas de ellas pseudoinfantiles. Ahora me viene a la mente la reciente Los 6 Signos de la Luz, la fantástica (como género) Las Crónicas de Narnia, cuya segunda parte ya está a punto de llegar, Un Puente hacia Terabithia o la que está actualmente en cartelera, La Brújula Dorada.

ProtasAl final todas estas películas hipotecan todo su éxito al despliegue de efectos especiales, cuando, proviniendo de una novela, tienen detrás mucho contenido literario para definir mejor las tramas y los personajes sobre todo. Tal vez demasiado fondo como para poder plasmarlo en una película.

Una de las cosas que diferencia a Stardust de las otras es que aquí no hay tantos seres fantásticos generados enteramente por ordenador y que en ocasiones se convierten en un protagonista más. También se sirve más del humor de lo que suele ser habitual en este género.

En este caso se han gastado menos dinero en efectos especiales, que son más clásicos y se lo han dado a unos cuantos rostros conocidos y viejas glorias. Para igualar lo que habrán cobrado entre todos, un trabajador español medio necesitaría 1.000 vidas.

En el segundo caso, de las viejas glorias, está Ian McKellen (¿de cuál otra saga me suena?), pero sólo de narrador, así que o se ve en versión original o nada. También tiene un papel importante, ya que es quien genera la trama, pero pequeño Peter O’Toole al que se le ve desfondado más que en la peli que hizo el año pasado, Venus, aunque debe seguir en sus trece de morir con las botas puestas.

Seguimos con las figuras: Robert de Niro, que alterna papeles serios con cómicos (últimamente más dado a estos últimos), encarna al capitán de un barco volador piraaaaaaaata!!! que tiene su guasa. Y es que en general la película juego mucho con el sentido del humor, como decía antes, aunque sean chistes facilones y esperpénticos, como este caso.

la PfeifferLa bruja mala protagonista que todo cuento debe tener aquí es Michelle Pfeiffer. Sí, esa actriz que parece nunca envejecer, aunque aquí vemos el aspecto que debería tener con 400 años. Le meten bien de maquillaje y ella para compensar nos deleita con una divertida pero mala bruja, sobreactuando un pelín.

La otra actriz protagonista es Claire Danes, cuyo personaje es una estrella caída del cielo, tal cual. A esta muchacha le va cualquier papel, pero no acaba de destacar en ninguno, por eso no es todavía una estrella, valga la ironía en este caso. Explota el personaje todo lo que puede, pero no da para mucho más.

Entre el resto de actores conocidos, está Rupert Everet, pero su personaje no es muy relevante. El actor protagonista se llama Charlie Cox y no lo conozco de nada. Es un inglés en cuya filmografía no hay mucho relevante y que el año pasado actuó en la olvidable coproducción Tirante el Blanco, de Vicente Aranda.

Creo que no he contado de qué va la película. Está ambientada y rodada en Inglaterra, en un pueblo llamado Muro porque hay un muro a las afueras que separa 2 mundos. Su padre se coló y tuvo puntería para dejar preñada a la prisionera de una bruja ambulante, que le envió el niño al nacer. Al hacerse mayor ese niño ve caer una estrella fugaz e intenta atraparla para así beneficiarse a la chica que le gusta. Al cruzar el muro encuentra la estrella, que resulta ser una chica de buen ver.

A partir de ahí, él intentará llevarse a la estrella, pero también la buscan los hijos del rey moribundo, para ser quien lo suceda al conseguir el rubí que ella lleva en el colgante y 3 brujas malvadas que quieren comerse su corazón para ser inmortales.

Como era de prever en su huida e intento de llegar al muro se cruzarán con todos ellos y al intentar escapar se irán metiendo en intrigantes intrigas y divertidas diversiones. Lo de siempre, hasta llagar al final feliz, que siento destriparlo, pero será de los finales felices donde pasa todo lo que tiene que pasar, si queréis lo leéis y sino para eso os pongo el SPOILER.


El chico le da plantón a la chica que pretendía y le dice a la cara lo chula y pija que es, mientras que deja en ridículo al novio. También mueren las brujas malas y los igualmente malvados hijos del rey, pero la madre del chico resulta ser la hija primogénita del rey, raptada años atrás, y con la muerte de todos los hijos del rey él se convierte en heredero al coger el rubí del colgante de su nueva chica, y por supuesto es coronado rey. Como la estrella se ha enamorado de él, se casan y la convierte en su reina, a la vez que su padre se reúne con su viejo amor, la madre del chico, con la que sólo pasó una noche, pero que todavía recordaba. Y todos son felices, comen perdices y colorín colorado este cuento se ha acabado y a los diabéticos les ha dado un subidón de azúcar.

PiraaaaaataAl final, no es que la película sea mala, pero sí muy previsible y se queda a medio camino entre las películas infantiles, para lo que tendrían que haber metido más elementos para los niños, y el cine con un poco más de contenido.

Para acabar. En algunos países hispanohablantes la peli se ha traducido como El Misterio de la Estrella. En España se ha dejado con su título original, pero no creo que en este caso hubiera muchos problemas para traducirlo, sobre todo cuando en un momento del final se juega con el título de la peli diciendo una chica que le está regalando: “polvo de estrella”. ¿Vais contando cada vez que hablo de una traducción de un título? Si es así, tendréis ya unas cuantas muescas en el teclado…

¡Ah! El de la parte izquierda de la pipa en el cartel de la peli, no es Chiquito de la Calzada. Jarrr.

Web Oficial | Español | Inglés | IMDB

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: