Super Size Me

Super Size Me Año 2004
Nacionalidad USA
Género Documental
T. original Super size me
Dirección Morgan Spurlock
Intérpretes Morgan Spurlock
Ronal McDonald (Él mismo)
Dr. Daryl Isaacs (Medicina interna)
Dra. Lisa Ganjhu (Gastroenteróloga y Hepatóloga)
Dr. Stephen Siegel (Cardiólogo)
Guión Morgan Spurlock
Fotografía Scott Ambrozy
Música Steve Horowitz
Michael Parrish
Montaje Stela Georgieva

¿Cómo se vería afectada su salud, si durante un mes, desayunase, comiese y cenase en un McDonald?. ¿Y si además la comida es el Big Mac que ofrecen estos establecimientos?. Los alimentos son hamburguesas, cocacolas de litro, helados. El protagonista, Morgan Spurlock, de esta cinta, que se somete a este experimento, no prueba, porque en los menú no se incluye, fruta, hortaliza, legumbre o verdura alguna (a excepción de una ensalada que se rocía con nata y que tiene un alto aporte de calorías). Así que lo que el hombre se mete entre pecho y espalda durante esos treinta días son azúcares y grasas. Cómo consecuencia de ello engorda nueve kilos, los médicos que le traten le aconsejan a las dos semanas que deje el experimento, pues su cuerpo está reaccionando de forma negativa a la alimentación y su hígado y demás analísis clínicos de glucosa, triglicéridos, colesterol se disparan como un cohete.

Despúes de que la película se estrenara en Sundance, McDonald tomó nota y quitó de sus establecimientos el Big Mac. Las cuatro reglas que el protagonista se marcó fueron estas:

1) No podía elegir: sólo podía comer lo que ofrecía el restaurante en ese momento (¡agua incluida!)
2) No podía pedir raciones grandes (Super Size) a menos que se lo ofrecieran
3) No podía escaquearse: tenía que consumir cada uno de los productos del menú por lo menos una vez
4) No podía renunciar: tenía que hacer tres consumiciones diarias: desayuno, comida y cena

Lo que más me llamó la atención de este peculiar documental fue las comidas y alimentos que se les dan a los más jóvenes en los comedores escolares. Es vomitivo. De 36 comidas que se daban en un centro, solo 6, las habían preparado los cocineros. El resto era desembalar, calentar y listo para comer. El gobierno había llegado a acuerdos con empresas dedicadas a la elaboración de comida rápida, la cual era la encargada de proveer la comida a estos centros escolares. Era evidente que encontrar a alguien esbelto era empresa complicada. Viendo los platos a los que los jóvenen hincaban el diente, se encontraban patatas fritas, fritos, refrescos, pizzas, chocolatinas, etc. No se veían frutos secos, ensaladas, sopas, filetes, pollo. Es una pena que esos jóvenes coman asi de mal. Luego es fácil entender que los Estados Unidos sean el país con mayor número de obesos del mundo.

Super Size Me, es una película merece la pena ver, aunque tampoco creo que haya que satanizar la comida rápida o comida basura como se le llama también. A nadie creo que le pase nada por comer de vez en cuando en un McDonald (en el documental aparece un fan de las hamburguesas que lleva décadas comiendo hamburgesas allí todos los días, y su colesterol no supera 170), el problema como todo en esta vida son los excesos. El número de personas que durante 30 días comen sólo en McDonald es reducido por lo que aquí se muestra hay que cogerlo con pinzas. En cuanto a los comedores infantiles eso sí que es sangrante y desolador. Por otro lado a la mala alimentación se unen otros factores como la falta total y absoluta de ejercicio y una vida sedenteria.

¿Para cuando algún valiente hace la versión hispánica y se atiborra durante treinta días, de croquetas, pescaíto frito de Huelva, huevos con tocineta y choricillo, morcillas de Villarcayo y careta de cerdo a la brasa, pan de orzales y todo ello regado con un par de botellitas de vino de Rioja?.

Advertisements

7 comentarios en “Super Size Me”

  1. la pelicula nos muestra el daño que se hace el consumidor de productos de mc donalds, pero al realizar esta pelicula existe un lado mas negro, y es que el director, armo este documental para chantajear a la empresa, pidio un monton de dinero, que le fue negado y al no ver su idea concretarse lo vendio, y comercializo,,,, donde creo le dejo mas dinero. y fama….
    la pelicula es de muy mala calidad y utiliza el chantaje como formula de exito.

    Responder
  2. Esta película es una pijada. Un experimento absurdo sin interés alguno. Un negocio que le ha permitido a a Spurlock sacarse unas pelas.

    Responder
  3. Hola Marnie, John, la peli es cierto que no es gran cosa, suena más a experimento para sacar pasta, que a un analísis serio, lo único que me llamó la atención fue la comida que dan en los comedores escolares, que es asquerosa.

    Responder
  4. Pingback: Buffet libre en los hoteles Devaneos
  5. Para mí es una mezcla entre Jackass y los documentales de Michael Moore. Como dice John Trent, pasable como divertimento gamberro, pero ahí no se puede encontrar el más mínimo rigor.

    Saludos!

    Responder
  6. Pues yo creo que todos los extremos son malos. Si te alimentaras durante un mes de puerros y pepinos, terminarías también con la piel más verde que una lechuga.

    Es que hay que compensar, hombre.

    Responder
  7. Interesante en algunos momentos y algunas ideas, aunque tambien es demasiado subjetiva en otros. Como entretenimiento se puede ver, pero no se puede tomar en serio en la muchas de las cosas que plantea, ya que las saca de quicio ¿quien va a comer comida del burger a todas horas durante meses?.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: