Teresa, el cuerpo de Cristo (Ray Loriga, 2007)

Teresa el cuerpo de cristoDirección y guión: Ray Loriga.
Reparto: Paz Vega (Santa Teresa de Jesús), Leonor Watling (doña Guiomar de Ulloa), Geraldine Chaplin (priora del convento), José Luis Gómez (fray Pedro de Alcántara), Eusebio Poncela (Gaspar Daza), Álvaro de Luna (padre de Santa Teresa), Paula Errando (Juana), Ángel de Andrés (obispo de Toledo), Amparo Valle (Mari Briceño), Javier Mejía (Francisco de Borja).
Producción: Andrés Vicente Gómez.
Música: Ángel Illarramendi.
Fotografía: José Luis Alcaine.
Montaje: Pablo Blanco.
Dirección artística: Rafael Palmero.
Vestuario: Eiko Ishioka.
España, Reino Unido, Francia, 2007

Ray Loriga es un tipo peculiar: director, guionista, escritor, pero ante todo destaca su imagen de autor maldito. He de confesar que no me he acercado nunca ha ninguna de esas vertientes de su obra. Alguna entrevista, o el último programa en el que ejerció de presentador por un día, Carta Blanca, cuyo formato me parecía estupendo, pero todo en La 2 acabó por desaparecer, son las únicas cosas suyas que he visto. Repasando su filmografía me he dado cuenta que no he visto ninguna de sus películas como guionista, ni la anterior que dirigió, La Pistola de mi Hermano.

Leonor y PazPero esa imagen de chico malo, de pasar de las normas establecidas y hacer las cosas a su manera, sumadas al halo de polémica sobre esta visión de la vida de Santa Teresa de Jesús, me llevaban a pensar que esta película tendría su punto de transgresión, perversión o cualquier otra característica no típica de las películas religiosas.

Pues no es así. Nada más lejos de Ávila. Lo más atrevido puede decirse que es el cartel. Teresa, el cuerpo de Cristo no pasa de ser un insulso biopic que se queda a medio camino de todo. Sí, en la historia te sorprenden algunas cosas, como la forma de vida de las monjas de la época, o que esta mujer estuviera tan cerca de acabar en la hoguera como de ser santa, pero la cosa se queda en meras anécdotas que relatan a pinceladas una historia que no dejará contentos ni a los que veneren a la Santa ni a los que se pasen por el arco del triunfo a la Iglesia Católica.

Lo cierto es que en su momento hubo algunas críticas por parte de la Iglesia a esta película, pero supongo que la habrán visto y aparte de alguna descripción entregada de la actriz y algún roce con un Jesucristo un poco más lozano que el que vemos en las iglesias, no tendrán mucho de lo que quejarse. Lo que peor parados salen son la gentuza que los dirigió, pero ante eso poco pueden decir, no vaya a ser que se escarbe un poco en el presente y salgan cosas aún peores.

Paz TeresaMe pasó hace poco con otra película, Camarón, en la que al final la vida del artista no quedaba muy definida, destacaba más por la excelente interpretación de Oscar Jaenada, pero un japonés no iba a poder pasar un examen de flamenco después de verla ni sobre la vida del artista. Aquí, por el aspecto histórico del personaje ni siquiera la que se encarga de encarnarla, Paz Vega, destaca por ello. Para mí a esta actriz le falta un toque dramático que se echa mucho en falta en la película, pues las escenas de sufrimiento se quedan un poco light, se la ve demasiado fingir.

De lo que más llama la atención es, como decía, la vida de las monjas en el convento. Aparecen divididas entre las hermanas, algunas descalzas, vestidas con harapos y pasando hambre, y las llamadas Doñas (entre las que está Teresa de Ahumada), que tienen sirvientas y viven a papo de rey, como corresponde a su posición acaudalada. Las mismas diferencias sociales que hay fuera del convento.

Sobre la vida de la propia Teresa, vemos como la causa de su entrada en el convento es haber sido deshonrada (aunque sólo se intuye que ya de joven soñaba con convertirse en mártir, como mínimo) y su posterior ardua búsqueda de Jesucristo que la lleva incluso a estar a punto de ser enterrada viva. Dudo de la veracidad de esta parte de la historia que se cuenta en la película, pero según algunas biografías la vida de Santa Teresa por aquel entonces fue bastante más radical en todos los sentidos, tanto en sus padecimientos físicos, como en su entrega a los placeres y todos los aspectos de su vida en general. Parece que Ray Loriga se ha comedido bastante.

Algunos tampoco sabrán que por sus venas corría sangre judía, al ser descendientes de conversos. Destaca también su elevada cultura para una mujer de su época (tanto que asusta, como dice algún personaje).

Las 3 maríasAl oír hablar de Santa Teresa siempre se viene a la mente sus éxtasis, las levitaciones, las llagas y todas esas cosas tan suyas, pero también eso tiene un apartado meramente anecdótico en la película, aunque sí la vemos fustigarse o apretarse con ganas el cilicio.

En fin, que me da la impresión que Loriga ha contado la historia que le ha dado la gana, ha puesto a una actriz resultona para el papel protagonista sin aprovechar sus mejores cualidades y creo que algunos de los secundarios son lo más destacable, sobre todo Eusebio Poncela, como siempre contundente, y Geraldine Chaplin, que sigue estando en plena forma. También están Leonor Watling, a la que sigo viendo que no le dan papeles importantes, no sé si porque estará más centrada en su carrera musical con Marlango y en un pequeño papel de padre de Teresa Álvaro de Luna, para toda su vida el Algarrobo.

Una anécdota, que no se cuenta en la película pero que pongo yo de mi cosecha, es que Santa Teresa murió el 4 de Octubre de 1582, justo el momento en que se cambió en España el calendario juliano por el gregoriano, con lo que se eliminaron varios días justo después de la fecha de su muerte, días que nunca existieron, pues no se llegó a ellos en el calendario antiguo, y ya se habían pasado en el nuevo.

Otra un poco más extraña es que por haber nacido en Alba de Tormes, 3 de las 9 llaves que cierran su sepulcro están en posesión de la Duquesa de Alba. Las lleeeeeevooooo en el llaaaaveeeeroooo, queeeee pasa.

Y a modo personal, hay 2 episodios recientes a los que me recuerda esta película, aunque las distancias son abismales: las pintorescas escenas de Jesucristo a ciertas fotos recientes de santos y el ayuno de Santa Teresa, a cierto ayuno voluntario de otro mártir.

Durante la película se oyen algunas estrofas de sus obras, así que aquí os dejo yo una para acabar de las que no se oyen en ella, aunque seguramente es la más famosa:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

En cuak | Preestreno

Enlaces | Web Oficial | Trailer | IMDB

Advertisements

2 comentarios en “Teresa, el cuerpo de Cristo (Ray Loriga, 2007)”

  1. Esta película muestra una vez más como la jerarquía machista de la Iglesia Católica reacciona en forma violenta cuando uno de sus miembros tiene la fuerza de la fe, el misticismo o un pensamiento evolucionado para explicarse la espiritualidad divina. Una Iglesia así es mediocre en pensamiento, agrabado por la homosexualidad y el descaro de muchos de sus integrantes. El papa actual actua de la misma manera como lo hizo el obispo de Avila respecto de la santa. Su mediocridad, sus ancias de poder, no aceptar que una mujer era intelectualmente más que él. En tiempos actuales, Kuning el teologo, De Chardin, John Sobrino, Boff, son más que el Papa. Tienen mejor raciocinio teológico y una fe viva en los dolores del mundo, el papa una fe del carbonero, una fe abortada, ridicula, ritualistica y falsa. En otras palabras, si Cristo viviera hoy le diría a Benedicto Vos que sois un fariceo te condeno.
    Volviendo a la película, puedo decir que las imágenes son hermosas, y bien valió la pena de tratar de aproximarse al fenómeno del misticismo, pero es difícil,esta experiencia es muy subjetiva, quien tiene un trance lo vive desde su interior y tratar de expresarlo en imágenes es complicado. Creo que el fenómeno del misticismo hay que asociarlo al del erotismo y aquí ingenuamente está insinuado.Le falta un poco de oficio al director, pero de todas maneras valió la pena el intento.

    Responder
  2. hola, con todo el respeto humano que merece tu comentario, pienso que Nunca Santa Teresa será tu protectora, considero sin tanto adorno que deberías mirar de nuevo la pelí, y si tanto sabes de la Santa, imita su «humildad» como mínimo trata de seguir sus huellas… Mis saludos y afectos…

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: