Thirteen

Dirección Catherine Hardwicke
Intérpretes Evan Rachel Wood (Tracy Freeland)
Nikkie Reed (Evie Zamora)
Holly Hunter (Melanie «Mel» Freeland)
Jeremy Sisto (Brady)
Brady Corbet (Mason Freeland)
Guión Catherine Hardwicke
Nikki Reed
Fotografía Elliot Davis
Música Mark Mothersbaugh
Montaje Nancy Richardson
Año 2003
Nacionalidad USA-Reino Unido

Una adolescente americana de nombre Tracy de trece años de edad, con aire comprimido en su cerebro a tenor de sus actos, logra su sueño: ser amiga de la chica más envidiada del instituto. Una vez que Tracy logra entrar en el mundo de Evie, que así se llama la chica a imitar, se produce la bajada a los infiernos.

Las dos juntas dan rienda suelta a los instintos más primarios, y se ven envueltas en una vorágine de actos alocados. Evie ( Nikki Reed) la cual arrastra un pasado negro y Tracy, probarán las drogas, se lo harán con cuantos chicos se crucen en su camino (sexo oral incluido), se perforarán el cuerpo con piercings, en lengua y ombligo, robarán en las tiendas, irán a las zonas nocturnas reservadas a los adultos, e incluso llegan a golpearse cuando están drogadas, lo cual encima les hace gracia.

Con una hija así dan ganas de mandarla a una isla desierta (en plan supervivientes, pero sin cámaras) una temporada a que se aclare las ideas. Tracy que ya era carne de cañón, con afición a cortarse el brazo con cuchillas de afeitar, ve en Evie la persona adecuada para desatarse de mala manera y perder el norte. La relación de Tracy con su madre, Mel (Holly Hunter) se ensucia, se degrada. La hija falta el respeto a la madre, a la que grita e insulta, para desazón de la primera que no sabe que hacer, y que no logra que su ex-marido (persona muy ocupada) pueda hacer algo por la niña. Encima la madre reinicia su relación con un hombre aficionado en las drogas que se está rehabilitando, lo que desazona más si cabe a Tracy.

Son situaciones llevadas al límite en las que el final resulta demasiado dulzón. No sabemos porque Tracy actúa así, por qué se hace daño, de dónde viene su afán por hacerse mal, por destruirse. Se echa de menos algo de reflexión, porque si duro es ver a una adolescente con esa actitud, más horrible es no saber dónde está el problema, la parte lógica para así tratar de solucionarlo.

El guión es fruto de la directora Catherine Hardwicke, en colaboración con Nikki Reed, la cual estuvo saliendo con el hijo de la primera. La película se rodó en Los Angeles y consiguió el premio a la mejor dirección en el Festival de Cine de Sundace 2003. Holly hunter optó al Oscar, que no ganó, a la mejor actriz de reparto. La película se deja ver, es dura y morbosa a ratos, con cierto afán de transgedir y epatar, con unas protagonistas juveniles solventes y un ritmo fluido y ágil, que representan la vida de algunos jóvenes que se identificarán con las dos alocadas adolescentes de la película.

Thirteen | IMDB

Otra Crítica de Thirteen

Advertisements

2 comentarios en «Thirteen»

  1. Hola Noa, interesante tu comentario, cierto que Hunter hace un muy buen papel, si han de poner una peli en los institutos mejor que pongan la de american history x, la veo más didáctica que esta. Saludos.

    Responder
  2. Creo que recomendaría esta película, pero con reservas. Refleja muchos síntomas de la idiotez de la adolescencia, eso sí, llevado al límite, porque el problema que yo le veo a la película es que quiere tocar muchas problemáticas sociales de un sector de la población en una misma historia, y no creo que resulte convincente, por lo que coincido contigo en que no sabemos que impulsa a la joven a la más absoluta destrucción porque sí. Por otro lado, las interpretaciones son de nivel, sobre todo Holly Hunter, y el clima que recuerdo (la ví hace tiempo)me gustó. Un visionado del film es recomendable. ¿La proyectarán en institutos como documento social para la reflexión de la juventud? Yo creo que no sirve en ese caso, muchas hormonas sueltas para que la tomen en serio.

    Un abrazo «cuakeros».

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: