Tyler Rake (Sam Hargrave)

Tyler Rake, es la adaptación cinematográfica de la novela gráfica Ciudad recientemente estrenada en Netflix. El protagonista es el mazado actor Chris Hemsworth, quien da vida (que pasa por poner el rostro y su cuerpo hercúleo) a un mercenario, que tras haber perdido a su hijo pequeño por una enfermedad, y sin contar ya con el auxilio de su mujer, va por la vida como gallo sin cabeza, y no le importa perder la vida en cualquier operación kamikaze que se le presente. Así se verá envuelto en una operación que consiste en rescatar al hijo de un narcotraficante de las manos de unos secuestradores, que quieren hacer el agosto con él. La película es un auténtico toma y Daca y precisamente es en esta ciudad de Bangladesh es donde transcurren los acontecimientos, o el acontecimiento, el campo de batalla donde tienen lugar toda suerte de explosiones, tiroteos, peleas, persecuciones, saltos por los tejados y azoteas: el catálogo de escenas que presentan la casi totalidad de películas de este estilo.

No falta por tanto la violencia explícita, pero sin llegar a los límites de la recientemente vista 6 en la sombra, pues cuando Tyler cuando se mete en harina no deja títere con cabeza, e irá a despachando a todos sus rivales a cabezazos, balazos a quemarropa, con granadas, cuchillos, etc.

Aunque la película tiene un ritmo trepidante, también se concede algunos momentos de tranquilidad e incluso de reflexión, y así Tyler despliega su vis más intimista para que entendamos por qué el no se ve a sí mismo como un valiente o la comezón que reconcome a un mercenario como él, dispuesto no obstante a entregar su vida para salvar la del niño, que es un adolescente.

Más allá de una sucesión de escenas bien realizadas no hay nada reseñable en la película, pues es cine de USA(r) y tirar, aunque su final sí dará que hablar, porque lo propio parece ser que después de montar todo este tinglado se deje abierta la puerta a una posible secuela.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: