Unthinkable

Unthinkable cartel películaTítulo Original Unthinkable
Género Acción-Drama-Thriller
Duración 130 minutos
Año 2010
País USA
Fotografía Oliver Stapleton
Guión Oren Moverman, Peter Woodward
Director Gregor Jordan
Reparto Samuel L. Jackson, Michael Sheen, Brandon Routh, Carrie-Anne Moss, Gil Bellows, Stephen Root, Martin Donovan, Necar Zadegan, Yara Shahidi, Sasha Roiz, Benito Martinez

Quien haya visto alguna de las temporadas de la serie 24 y conozca la forma de proceder de Jack Bauer se mostrará nada sorprendido ante el visionado de Unthinkable (impensable). Tenemos a un ciudadano americano que ante una cámara de video afirma haber dispuesto tres bombas nucleares en distintas ciudades americanas, que causarán millones de muertos. De su declaración se desprende que es islamista y anhela una cruzada donde los americanos reciben algo del daño causado en el mundo árabe con su política militar imperialista. Se pone en marcha un dispositivo para buscar al terrorista. Pocas horas después lo encuentran, porque se ha dejado cazar. Llevado a una base militar, revestido todo de gran secretismo, el terrorista deberá declarar la ubicación de las bombas. A tal fin el señor H, es el encargado de tal misión. Como el terrorista no quiere confesar lo que sabe, H, deberá emplearse a fondo, en su rol de torturador, con el que en un principio parece disfrutar. Luego no tanto, pues lo vemos atiborrarse de pastillas.

El terrorista, no canta, las horas transcurren y todo se lleva al límite. Como está claro que no hablará hay que recurrir a la familia del terrorista. Si hay que ejecutar a su mujer y a sus hijos, mejor sacrificar tres vidas, que las de millones de americanos (en ese plan va el discurso de este planfetillo). En esos términos se plantea el argumento de esta maniquea producción americana. Como contrapeso a las acciones del despiadado H, está en escena una agente del FBI que trata de poner algo de cordura en el asunto, es la persona sensible del grupo, la que prefiere morir antes que ejecutar a un niño inocente, si bien lo que en un principio lo tiene muy claro, luego sobre el terreno, no lo es tanto, y con eso juegan los guionistas de esta película y los de la serie 24, dado que en todo momento hay que elegir, y como si de una partida de ajedrez se tratara, es ley de vida para los mandamases políticos, sacrificar ciertas piezas (en este caso inocentes civiles o tipos barbudos con pinta de terroristas) en pos de ganar la victoria, una batalla, o la guerra global contra el terrorismo.

En exceso reiterativo, escondiendo los consabidos ases en la manga, la linealidad de la propuesta, depara pocas alegrías al espectador, y mucha violencia gratuita, en ese festival gore, de dedos amputados (algo parecido a Saw pero más ligero). No es agradable ver torturar a alguien, sea realidad o ficción y el mensaje de esta película es con el que Bush (Obama sigue sin reconocer la Corte Penal Internacional) y los suyos se han sentido tan contentos cuando estaban en el poder; el fin justifica los medios, de ahí sus guerras preventivas, barbaridades como Guantánamo, la mentira sabida de las armas de destrucción masiva y demás desvaríos que les permiten al tiempo que liberan (destruyen) países, llenarse los bolsillos con su reconstrucción.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: