Upstream color (Shane Carruth 2013)

Upstream color cartel película

Película: Upstream color. Dirección y guion: Shane Carruth. País: USA. Año: 2013. Duración: 96 min. Género: Drama, ciencia-ficción. Interpretación: Amy Seimetz (Kris), Shane Carruth (Jeff), Andrew Sensenig (el Sampleador), Thiago Martins (ladrón), Kathy Carruth (Madre orquídeas), Meredith Burke (Hija orquídeas), Andreon Watson (Peter), Ashton Miramontes (Lucas). Producción: Shane Carruth, Casey Gooden y Ben LeClair. Música: Shane Carruth. Fotografía: Shane Carruth. Montaje: Shane Carruth y David Lowery. Dirección artística: Darrah Dean Gooden.

Shane Carruth dirigió Primer. Ahora vuelve con Upstream Color. Si la otra era rara, ésta lo es elevada a la enésima potencia. Shane además de dirigirla se encarga del guión de la fotografía, montaje y producción, además de ser también el protagonista.

¿De qué va Uspstream color?. Ni idea
. Así que hablamos de algo atmosférico, conceptual, sensorial, un cine que no se aprehende desde un relato fílmico. Ese tipo de cosas que decimos cuando no nos hemos enterado de nada de lo que hemos visto y no porque no haya estado atento, sino porque Shane Carruth no quiere ponérnoslo nada fácil, más bien al contrario. Lo único que tengo más o menos claro es que un fulano coge gusanos y les mete sustancias y luego se las ingenia para que esos gusanos acaben en el organismo de sus víctimas, las cuales acaban perdiendo la voluntad, siendo sometidas sin reticencias por El Señor los gusanos, que los somete y luego los desvalija. Esto lo hace con una mujer, la cual sobrevive de milagro, pero que se queda más para allá que para aquí. Luego ella conoce a un chico en el metro, que parece haber vivido una experiencia similar y entonces todo resulta muy onírico, al tiempo que vemos como un señor que tiene una granja con cerdos, se convierte en algo parecido a Dios, creador de una religión porcina, a la que la chica debe poner fin si quiere sobrevivir.

El libro, Walden de Henry David Thoreau tiene una presencia importante, porque la chica en su encierro forzado se ve obligada a transcibirlo, de tal manera que luego se lo sabe de memoria.

Me maravilla que una película de estas características, toda una rareza, salga adelante y pueda estrenarse en un cine y reciba el visto bueno de la crítica, y yo ahora la esté comentando.

No sé si me ha gustado porque a duras penas podemos críticar aquello que no entendemos, diré que es una experiencia fílmica que me ha resultado desconcertante, que ha generado altas dosis de desasosiego en mi persona, resultando muy hipnótica, al ritmo de la música que suena: no digo más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: