Yesterday (Danny Boyle)

Nuestra puntuación
el

www.cuak.com

Dirección: Danny Boyle
Producción: Bernie Bellew, Tim Bevan
Danny Boyle, Richard Curtis, Eric Fellner
Matthew James Wilkinson
Guion: Richard Curtis
Música: Daniel Pemberton
Fotografía: Christopher Ross
Montaje: Jon Harris
Protagonistas: Himesh Patel, Lily James, Kate McKinnon, Ed Sheeran, Lamorne Morris, Ellise Chappell, Camille Chen, Alexander Arnold, Joel Fry, Sophia Di Martino, James Corden

Desde Trainspotting en el 96 hasta el Yesterday de hoy Danny Boyle ha ido trazando una filmografía de lo más interesante, con títulos como La playa, 28 días después o Slumdog millonaire.

En Yesterday la premisa es sencilla pero muy interesante. Un cantante sin éxito, Jack Malik, que va y viene de la mano de su agente Ellie por distintos garitos, pubs y conciertos sin público, sufre un día un accidente en bicicleta en el momento en el que la tierra se para, se queda 12 segundos sin luz y cuando todo vuelve a la normalidad, esta no es tal, porque el cantante descubre que por ejemplo Los Beatles nunca han existido, Oasis, tampoco. Asumido esto verá pintiparada la ocasión de hacer suyas las canciones de los de Liverpool, grabarlas a todo correr antes de olvidar sus letras, pues solo cuenta con su memoria pues se ha perdido todo rastro de las canciones, los vinilos, cualquier mención en internet: Todo.

La industria musical fija su atención en este cantante reponedor y poco tarda en alcanzar un éxito interplanetario. El cantante Ed Sheeran lo conoce y lo quiere como telonero suyo.

Así las cosas Jack obtiene el anhelado reconocimiento pero se siente un fraude, pues no lo ha obtenido por méritos propios sino con letras y melodías que no son suyas. Por otra parte Ellie que siempre ha estado enamorada de él sin confesarlo ve cómo Jack convertido en un cantante éxito está ahora orbitando más lejos de ella que nunca, aunque ya sabemos que la fuerza del amor y del destino es más fuerte que el movimiento de traslación y rotación de la tierra y esas cosas, así que se espera uno el consabido final feliz.

Es norma de la casa hablando de Boyle que su entretenidísima y amable película nos deje sin aliento, que el ritmo sea frenético, que las canciones nos pongan los pelos de punta (espectaculares las escenas aéreas o ver los estadios a reventar), que veamos el poder de la música y del amor en los humanos, pero creo que la premisa inicial se agota demasiado pronto y no da mucho juego, más allá de ver cómo Jack a pesar de ser un genio (si nadie sabe lo que éste esconde) se le considere como un producto más al que hay que sacarle el jugo hasta las entretelas, a fin de que puedan lucrarse a su costa todo quisqui. Todos por el amor al arte del dinero.

Nuestra puntuación

Deja un comentario