Akelarre (Pablo Agüero)

Dirigida por:Pablo Agüero
Duración: 91 minutos
Nacionalidad: Argentina, España, Francia 
Montaje: Teresa Font; Fotografía: Javier Aguirre; Guion: Katell Guillou
y Pablo Agüero
Ficha Artística:
Amaia Aberasturi, Àlex Brendemühl, Daniel Fanego, Daniel Chamorro

Akelarre, dirigida por Pablo Agüero ha sido una de las mejores películas que tenido la suerte de ver estos últimos meses.

Nos vamos a un pequeño pueblo próximo al mar, en el País Vasco, en la España de comienzos del siglo XVII. Un grupo de chicas han realizado una reunión, baile, ritual en el bosque. Esto llega a los oídos de las autoridades y allá se presenta un inquisidor estatal (Àlex Brendemühl) dispuesto a impartir justicia divina.

Las jóvenes que han participado en el supuesto akelarre, en el sabbath, en su supuesto tráfico carnal con el diablo serán detenidas e interrogadas. No parece el inquisidor interesado en conocer la verdad, más bien en arrancarles una confusión a cualquier precio. Esa parece ser la única salida para todas ellas. Una posibilidad consiste en declararse bruja una de ellas, y ser la responsable de haber embrujado al resto de jóvenes, que en este caso serían víctimas inocentes.

El ritmo es frenético a través de un montaje muy fluido, que registra muy bien los diálogos de las jóvenes en vascuence, el empleo de la imaginación para sobrellevar su infausta situación, y la danza final que crea una sensación de irrealidad, de estado alucinatorio, porque esto es lo que consigue el buen hacer de Agüero, con la bella fotografía de Javier Aguirre, mezclar la realidad lacerante con algo casi metafísico, aquello que persigue el inquisidor, aquel mal, el diablo al que no logran poner cara y cuyas manifestaciones, a través de los humanos, son muy pobres. No obstante, una de las jóvenes (gran interpretación la de Amaia Aberasturi) se presta al juego, se erige de bruja, caldea la carne del inquisidor, embravece su sangre y su ánimo, víctima éste de un juego que no controla.

La historia, condensada en unos pocos días, en un espacio casi único, la hace aún más asfixiante y su final más liberador. Queda claro lo que la iglesia católica era capaz de perpetrar, en su intransigencia e ignorancia contra todo aquello que le supusiera una oposición por insignificante que fuera. No le dolían prendas por llevar a la hoguera a unas niñas si las consideraba endemoniadas.

Cinco Goyas ha logrado ‘Akelarre‘ de sus 9 nominaciones al alzarse con el de Mejor maquillaje y peluquería, para Beatushka Wojtowicz y Ricardo Molina; Mejor diseño de vestuario, para Nerea Torrijos; Mejor dirección artística para Mikel Serrano; Mejores efectos especiales, para Mariano García Marty y Ana Rubio; y Mejor Música original para Maite Arrotajauregi, Aránzazu Calleja.

Nuestra puntuación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: