Amores perros

Dirección Alejandro González Iñarritu
Intérpretes Emilio Echevarría (El chivo)
Gaël García Bernal (Octavio)
Goya Toledo (Valeria Maya)
Álvaro Guerrero (Daniel)
Vanessa Bauche (Susana)
Guión Guillermo Arriaga
Fotografía Rodrigo Prieto
Música Gustavo Santaolalla
Montaje Luis Carballar
Alejandro González Iñarritu
Fernando Pérez Unda

Su título hace mención a lo que vemos en la película, y el papel que los perros jueganjuegan en la misma. Hay hijos de perra, perrines, perros lobo, perros asesinos, víctimas y verdugos, vamos, como en la vida misma.
Empieza con dos jóvenes conduciendo a gran velocidad perseguidos por otro coche y culminando la persecución en un trágico accidente. Tras esto la acción retrocede en el tiempo para explicar y desarrollar como se ha llegada a esa situación. Son tres las tramas que se entrecruzan.

El ejecutivo que deja a su mujer e hijos por una modelo (Goya Toledo ) involucrada en el accidente antes citado, confinada a una silla de ruedas lo cual deshace el encanto de la relación y la lleva casi a la locura. Octavio y su colega que ganan un dinero apostando en luchas de perros a muerte, empleando para ello a su perro familiar, Cofi, que es un asesino en potencia.

El chivo, un mendigo, antaño hombre importante y acomodado que vive ahora en un mísero hangar rodeado de los perros que encuentra por la calle, que son su única familia. Tiene una hija que desconoce su existencia, creyéndolo muerto, cuando éste se fue a luchar junto a la guerrilla y que ahora hace las veces de asesino a sueldo. El Chivo está presente en las tres tramas. Y hay otras muchas historias que asoman, como la relación de pareja entre el hermano de Octavio y su mujer a la cual pega y con la que Octavio mantiene relaciones a escondidas, dándole dinero para darse a la fuga juntos y sacarla de ese infierno en el que vive. El hermano que delinque en sus ratos libres. La modelo que pasa de ser todo a no ser nada de cara a la sociedad (que busca cuerpos perfectos, no mutilados), cuando sufre el accidente y se queda en silla de ruedas, no interesando ya para fines publicitarios, como el cartel en la que se ve todas las mañanas, jugando con la locura, generando situaciones surrealistas como esa en la que el perro se cae por un agujero de la tarima de su casa y casi la traumatiza, al oír los ladridos y no poder salvarlo. El encargo que recibe El Chivo para matar a un hombre, de parte de un ejecutivo que quiere quitar de en medio a su hermano, como él dice (¿Caín y Abel?), etc. En búsqueda de un mayor realismo, el cual se consigue, en el accidente, en las escenas de las luchas de perros (resultando grotescas) y en el retrato de esas calles pobladas de seres marginales, muestra una ciudad insufrible (Ciudad de México), caótica, ruidosa, violenta, salvaje, inhabitable, una ciudad de perros a la postre. Los diálogos son vivaces, cercanos, aunque en esa jerga en la que hablan los protagonistas, siendo el castellano el idioma, no es fácil seguirlos y el sonido es de mala calidad.

Algo parecido ocurría en «Y tu mamá también«. Las interpretaciones son buenas y tienen fuerza, destacan El chivo (Emilio Echevarría), Gael García Bernal(Octavio), protagonista también de la polémica «El crimen del Padre Amaro» y Goya Toledo (Valeria) en un papel difícil que libra con solvencia. Le sobra bastante metraje a esta cinta, una hora mas o menos pero resulta interesante en su conjunto, sin moralinas ni labores didácticas. Expone lo que hay y lo que hay no es perfecto

Amores perros Página oficial

Advertisements

7 comentarios en “Amores perros”

  1. Pienso que esta película no critica, sino valida la realidad en que vivimos los mexicanos, no conforme se ocultan las verdaderas causas de la miseria evidente: la adolescente embarazada, los jóvenes ignorantes ávidos de dinero fácil, los burgueses envilecidos de poder, el policía corrupto, el guerrillero fracasado. Opino que a pesar de la excelente calidad cinematográfica sin lugar a dudas, el productor ex-profeso omite el origen de la miseria, por que si lo hiciera seguramente censurarían su obra.Peor aun, invita a reproducir las conductas de los personajes, no les brinda ni brinda al auditorio ninguna alternativa de tranformación, sino simplemente una escapatoria. Al final todos huyen de su realidad y no se enfrentan a las consecuencias de sus actos, los deja solos, huérfanos de raíces en su familia y en su tierra.

    Responder
  2. Excelente debut en el cine de Alejandro González Iñárritu («21 gramos»). Una película paera mi, muy talentosa y sumamente apasionante, y en donde el director nos cuenta tres historias que se entremezclan en el tiempo. Una película cruel, eso si, y de una crudeza externa, pero todo claro está, muy bien entrelazado, porque las historias parecen sacadas de la vida misma, porque a pesar de todo son historias cruzadas, llenas de un gran realísmo. Muy buenos los actores, destacando un soberbio Gael García Bernal (que luego alcanzó una gran notoriedad, gracias a este film). En fín, sensacional ópera-prima de Iñárritu, muy dura pero muy profunda y por supuesto muy recomendable. Saludos!!!

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: