Antes de que el diablo sepas que has muerto (Before the Devil knows you’re dead 2007)

Antes de que el diablo sepa que has muertoDirección: Sidney Lumet.
País: USA. Año: 2007.
Duración: 117 min. Género: Drama, thriller.
Interpretación: Philip Seymour Hoffman (Andy Hanson), Ethan Hawke (Hank Hanson), Marisa Tomei (Gina), Albert Finney (Charles Hanson), Rosemary Harris (Nanette), Michael Shannon (Dex), Brian F. O’Byrne (Bobby), Amy Ryan (Martha).
Guión: Kelly Masterson.
Producción: Michael Cerenzie, Brian Linse, Paul Parmar y William S. Gilmore.
Música: Carter Burwell.
Fotografía: Ron Fortunato. Montaje: Tom Swartwout.
Diseño de producción: Christopher Nowak.
Vestuario: Tina Nigro.

Ver de entrada como una pareja sobre una cama ponen en práctica la posición del perrito, mientras él busca su reflejo en el espejo, nos pone en antecedentes sobre lo atrevido de la propuesta. La pareja en cuestión la forman un ejecutivo que comete irregularidades en su trabajo, y una mujer hastiada de todo que quiere irse a Brasil, o adonde sea, pero sin muchas ganas de permanecer al lado de ese hombre, quien tiene un hermano con el que la mujer también comparte cama.

La pareja de hermanos tienen unos padres que regentan una joyería. Como el hermano pequeño no tiene un duro y le asedian los acreedores, separado de su mujer y con una hija que le restriega una y otra vez su condición de perdedor, está tan desesperado que cuando su hermano mayor le propone atracar la joyería de sus padres; un robo que se hará sin violencia alguna, tan simple como entrar, intimidar a la mujer que esté tras el mostrador, llenar las bolsas con todas las joyas que puedan y salir pitando, este accede sin oponer mucha resistencia.

Si todo saliera bien no habría película. Así que pasa lo inevitable. El hermano pequeño delega el atraco en otro tipo, reservándose el primero el papel de conductor. Todo sale mal. El atracador es tiroteado y los hermanos se ponen nerviosos, pues hay cabos sueltos que ir atando, para no dejar rastro de su vil acción.
Todo se lleva luego al extremo pues además del atracador resultará tiroteada la empleada que no es tal como se verá, provocando una reacción en cadena, una espiral de violencia donde todo irá de mal en peor, hasta un final extremadamente crudo.

Los personajes se desenvuelven bien en sus roles de personas desquiciadas, desbordados por las circunstancias, propietarios de unas vidas de mierda, tanto que les da lo mismo vivir que morir, sin muchas raíces a las que aferrarse, visto que la relación que mantienen con quienes tienen cerca son interesadas o mercantilistas. Relaciones filiales embutidas de traumas y egoismos, padres e hijos que nunca han hecho buenas migas, padres que no solo no perdonan sino que resultan vengativos.

El acierto de la película es la certera imagen que muestra de personas en bancarrota moral, arrimadas al precipicio, bien por las circunstancias, bien consecuencia de sus actos, que tratan salir del atolladero dando un paso en falso tras otro, condenados al fracaso, a la derrota, personas patéticas.

El director Sydney Lumet alumbra lo menos bueno de la naturaleza humana y el resultado es contundente. Philip Seymour Hoffman (Andy Hanson), Ethan Hawke (Hank Hanson), Marisa Tomei (Gina), Albert Finney (Charles Hanson), están todos ellos muy bien. Marisa Tomei aporta una belleza deslumbrante (al igual que hizo en The Wrestler nos ofrece su cuerpo al natural, magnífico a sus 45 años) a juego con un ambiente degradante.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: